Hannibal Laguna forever

Entre brillos y aplausos presentaba ayer Hannibal Laguna su colección otoño-invierno 2006/07. El diseñador apuesta por vestidos de inspiración romántica, llenos de encajes, bordados y volantes. Todo un despliegue de sensualidad que conquistó a los allí presentes.

Hannibal Laguna enamoró anoche a la primera edición de Pasarela Barcelona. En un ambiente lleno de romanticismo y sensualidad, cada diseño brillaba con luz propia por la majestuosidad de sus cortes, sus tejidos y sus colores.

El diseñador viste la noche con vestidos que se alargan al infinito. Los tejidos vaporosos y los cortes románticos se convierten en la pieza clave de los diseños. Vestidos que se ajustan al busto femenino y dan aire a las faldas. Los volantes, godgets son complemento casi indispensable, dando vida a juegos inverosímiles de movimiento y sensualidad.

Las aperturas infinitas dejan a la vista escotes, espaldas y piernas. La sutilidad unida a la dulce provocación son dos bazas que Hannibal Laguna domina como pocos. Los cortes estilo palabra de honor y los vestidos que se cogen al cuello dejando libres los hombros realzan aún más el aire romántico que respiró anoche Barcelona.

Cada vestido se convierte en un pequeño gran tesoro en las manos de este diseñador que envuelve en lujo y atractivo a la mujer. Los detalles en color plata, se sitúan estratégicamente en escotes a modo de joya o broche, para realzar la belleza y la luz de quien lo lleve.

El tul es otro de los tejidos clave que envuelven en romanticismo a vestidos en tonos malva superpuestos por capas negras de tul brillante. Se crea así, un juego de contrastes que deja volar la imaginación.

Todo un despliegue de belleza, atractivo y provocación. Vestidos que aman a la mujer y la envuelven en una áurea de feminidad, romanticismo y estilo.

Autor: Laura Munoz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *