Grandes marcas se apuntan a la moda del ‘made in China’

Muchas firmas españolas de moda ocultan que parte de su producción se fabrica en Oriente, Marruecos o Europa del Este.

Con la mundialización de la economía el fenómeno de la deslocalización cada vez coge más fuerza. Los bajos costes de la producción se anteponen a la calidad de los productos. A esta tendencia ya se han sumado grandes firmas como Loewe, Adolfo Domínguez, Caramelo o Camper entre otras, aunque lo quieran ocultar, según informa el diario El Periódico.

Pero ¿Cómo podemos saber si ese bolso carísimo de Loewe ha sido fabricado en China? El producir en estos países donde los costes de producción son más bajos ¿va a repercutir en una reducción de los precios?
La realidad es que saber si un producto ha sido fabricado en Marruecos, en España o en Italia es todo un misterio. Los precios no bajan, la calidad ya no es la misma, ¿sólo pagas la marca?  En algunos casos parece que sí. Ya no existe la seguridad de que si compras caro te llevas lo mejor.

La legislación vigente no obliga a las marcas a especificar el lugar de fabricación en sus etiquetas, "pese a que es un derecho del consumidor", según explica Salvador Maluquer, secretario general de la patronal textil, el Consejo Ínter Textil, en el diario El Periódico. Ante esta situación, cabe preguntarse si estamos siendo engañadas a pesar del precio de las prendas.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *