Gran Hermano 7, dará que hablar

Telecinco estrena la séptima temporada de Gran Hermano. 13 personas de lo más esperpénticas entraron en la casa de Guadalix de la Sierra dispuestas a dar mucha guerra.

Como siempre, Telecinco presentó un programa repleto de sorpresas. El problema es que este año, las sorpresas no fueron nada agradables para los concursantes de la casa ¿A quién se le ocurre pedir a una chica elegir a uno de sus recién estrenados compañeros para que abandone la casa? ¿Se trata de crear ilusiones o de truncarlas? “Nadie dijo que entrar en Gran Hermano fuera a ser fácil”, le dijo la voz misteriosa a la pobre chica ¡Increíble! En total, cuatro personas de las 13 que entraron a la casa están puestas ya en el punto de mira.

En cuanto a los concursantes hay mucho qué decir. Desde luego, hay gustos para todo. Supongo que entre las 75.000 personas que se presentaron al casting, lo que más audiencia atrapa es escoger personalidades de lo más estrambóticas. Y la verdad es que han dado en el clavo.

Raquel es la friki de esta temporada. Es la clara sustituta de Fresita, la concursante flower power de la pasada edición. Raquel tiene 27 años y toca el violín a todas horas. Feliz, alegre, superguay pero eso sí, maniática radical del orden y la limpieza.

También tenemos al rompecorazones. Sus pasiones son las mujeres, la comida cubana y bailar. Este va dispuesto a romper más de un corazón y si puede, alguna cosa más.

Pero si lo que buscas es espectáculo, sin duda Inma y Arturo dan el cante. Inma ofrece una imagen bastante peculiar. Le encanta el maquillaje pero por lo visto nunca le han hablado de la discreción ni el buen gusto. Es una mezcla entre Cristina Aguilera en su etapa más travesti y una pintura surrealista. Arturo es caso aparte. La figura del homosexual queda totalmente caricaturizada con este concursante. No creo que tanto luchar por la no discriminación tenga su fruto en incluir en un show a un chico de 26 años, que se pasa el día hablando de qué fuerte me parece o estoy loquísima de emoción. Eso sí, si lo que buscaban era pluma, se han llevado el pato entero.

Son sólo algunas de las personalidades que ayer empezaron su andadura en la casa. Al fin y al cabo no se le puede pedir más a un reality. Diversión, entretenimiento y mucha audiencia. Gran Hermano despierta el lado más cotilla de todos nosotros y sin duda, esta edición dará mucho que hablar. Yo ya estoy enganchada, lo confieso.

Autor: Laura Munoz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *