Francisca Molero: “La anorgasmia es la principal disfunción entre las mujeres”

Aunque no es la más consultada, la anorgasmia o falta de orgasmos es la disfunción sexual más común en las mujeres según Francisca Molero Rodríguez, Directora del Instituto Clínico de Sexología de Barcelona. Sus pacientes, mayoritariamente, acuden por problemas de vaginismo o por falta de deseo sexual. La doctora Molero nos explica cómo son estas disfunciones y de qué manera se pueden solucionar.

La anorgasmia es la disfunción más frecuente entre nosotras. ¿En qué momento es más común?
En la adolescencia, cuando se empiezan a tener las primeras relaciones sexuales, aparece la anorgasmia. Se tarda en aprender a tener orgasmos. Aunque si no se vive como un problema la anorgasmia no es una disfunción.
Y en edades más tardías…
Entonces sí que lo es, porque son personas que tienen una sexualidad más trabajada y empiezan a plantearse que tienen un problema. Piensan que porqué ellas no llegan al orgasmo. Entonces preguntan y consultan para solucionarlo.
¿Cuál es el origen de esta disfunción?
Depende, puede ser una anorgasmia orgánica, porque se trate de una persona con una enfermedad crónica, como la esclerosis múltiple, u otras enfermedades que puedan tener una afectación neuronal. En edades más tempranas y siempre que no haya enfermedades de este tipo podríamos hablar de un tema psicológico. Pero básicamente la razón es una falta de aprendizaje, falta de conocimiento del cuerpo y de la respuesta sexual.
En este segundo caso, es un problema de la mujer y no un problema de dos…
Es un problema de no investigarse. Nosotros tenemos la capacidad sexual de sentir deseo y respuesta sexual. Pero esta capacidad se tiene que desarrollar y trabajar. Si  no conoces tu cuerpo, no te tocas habitualmente, no sabes cómo tocarte…es más difícil que puedas llegar al orgasmo.
¿Cuáles son las disfunciones que más se consultan?
Las disfunciones que vemos más frecuentemente en consulta son dos: la falta de deseo y el vaginismo. Esta última disfunción está aumentando mucho, por lo menos como demanda en las consultas.

Explícanos en qué consiste el vaginismo y qué lo provoca
Es una patología muy invalidante. Las mujeres que lo sufren se sienten muy mal, tienen la autoestima muy baja. No pueden entender porque ellas no pueden. Tienen la imposibilidad de introducir cualquier objeto dentro de la vagina, si hablamos de pareja,  es imposible realizar el coito.
¿Qué tipos de vaginismo existen?
Existen de muchos tipos, hay mujeres con vaginismo que se pueden introducir un dedo o un tampax pero no pueden tener relaciones coitales. Por el hecho de pensar que pueda haber una penetración, de manera automática e involuntaria, se produce una contracción de los músculos de la parte externa de la vagina que impide que se pueda introducir algo. Además, existe el vaginismo primario, es decir, la disfunción ha existido siempre, o puede ser secundario, es el caso de mujeres que han tenido una vida sexual satisfactoria y en un momento de su vida dejan de tener relaciones sexuales, les duele mucho e impiden la penetración.
En los casos de vaginismo secundario, ¿cuáles son los motivos por los que una mujer da un vuelco tan grande en su vida sexual?
Puede ser un hecho traumático: un tema de abusos, una violación, un xoc importante. Pero también puede darse después del parto, por traumatismos, lesiones en la zona del periné… Y a veces puede darse por alejamiento de la pareja u otros problemas de tipo psicológico cuya respuesta puede ser un vaginismo.
¿Cómo se puede solucionar el vaginismo?
Es de las disfunciones sexuales más agradecidas, es relativamente fácil, de solucionar. Se trabaja sobre los motivos que lo producen y cómo se produce. Enseñas a la mujer que lo padece a que puede controlar su propia vagina: es un músculo que puedes contraer y relajar a tu gusto. Se trabaja con ejercicios y, de manera progresiva, con una serie de dilatadores de diferente calibre que la mujer va probando tranquilamente en su casa, así va comprobando que entran. Además se trabaja terapia de pareja y terapia sexual. Una de las primeras medidas que se toman es prohibir el coito, porque una mujer con vaginismo se va a poner muy nerviosa cada vez que la pareja intente estar con ella. Trabajamos y orientamos a que se estimule otras vías de placer, de conocimiento del otro y de respuesta sexual. Así la pareja va despertando esa sexualidad y se va relajando.

¿La falta de deseo sexual en qué consiste?
Es una de las disfunciones más complejas porque hay muchos factores que pueden intervenir. Podemos hablar de factores de tipo orgánico y farmacológico. Cualquier enfermedad crónica, situación de duelo o estrés muy importante puede  hacer disminuir el deseo porque estás pendiente de otras cosas que consideras prioritarias. Una depresión, por ejemplo, supone con frecuencia la falta de deseo. Hay determinados fármacos, como los antidepresivos, que pueden producir por si mismos una disfunción del deseo. Pero también influyen muchas más cosas que tienen que ver con la relación de pareja, con la monotonía, con tener diez mil cosas en la cabeza y no acordarte del sexo. Uno de los aspectos que nosotros trabajamos en terapia es volver a pensar en el sexo. De vez en cuando, utilizar la fantasía y recordar que el sexo te gusta. Y en pareja, cambiar la monotonía, volver a reencontrarse, que surjan las caricias, los preámbulos, la seducción. La seducción es muy importante. Hay parejas que pueden llevar poco o mucho tiempo y se olvidan de seducir. Esta es una de las cosas que puede acabar con el deseo.
Algunas mujeres tienen relaciones sexuales dolorosas, ¿a qué puede deberse?
Eso se llama Dispareunia. Puede ser por problemas de tipo local, por ejemplo vaginitis, porque hay heridas, herpes o secuelas del parto o por una secuela  crónica producida por un virus que puede dejar un punto doloroso. Se trata de un problema orgánico.
Ante la aparición de alguna disfunción sexual como éstas u otras, ¿quién es el que incita a su pareja a acudir a la consulta, el hombre o la mujer?
Hay mujeres que vienen a resolver sus problemas de vaginismo y anorgasmia ellas solas y no tienen pareja. Es una decisión de ellas porque consideran que eso ha tenido que ver en la ruptura con sus anteriores parejas. Cuando tienen pareja es diferente. Normalmente, ellas intentan convencer al marido para que vengan cuando hay un problema de disfunción eréctil. En este caso los hombres son más bien reacios, sobretodo a partir de determinadas edades. Ellos suelen evitar cualquier tipo de contacto con su pareja, no solo sexual sino también afectivo. Entonces la mujer se siente mal porque se da cuenta de que la pareja se está distanciando. Pero normalmente, cuando hay un problema de falta de deseo, es el hombre el que la convence para venir a la consulta.

En tu consulta también recibirás consultas sobre Candidiasis, ¿qué es exactamente?
Es una inflamación de la vulva i de la vagina producida por un germen que se llama Candida albicans, que vulgarmente se conoce como hongos. No es ninguna enfermedad de transmisión sexual, es una infección que puede aparecer sin tener ningún tipo de relación sexual. Aunque esto no significa que no la puedas transmitir si tienes relaciones sin preservativo. Aparece cuando dentro de la flora vaginal, donde hay muchísimas bacterias en equilibrio, se produce un desequilibrio, cambia el PH vaginal, y alguna de las colonias de gérmenes crece más de la cuenta, en este caso la de los hongos.
¿Y cómo sabemos si tenemos Candidiasis?
Es una enfermedad leve que se manifiesta con la inflamación y enrojecimiento de la vagina y la vulva, aparece un flujo blanco y espeso tipo yogurt y mucho picor.

¿Cuáles son las causas de esta infección leve?
Se puede coger por tomar determinados antibióticos como la amoxicilina. El estreñimiento y el uso de salvaeslips, por mucho que digan que son transpirables, son otros factores de riesgo. Cómo habito saludable hay que eliminar el salvaeslip. La diabetes, el embarazo, los anticonceptivos hormonales y la humedad también favorecen la Candidiasis.
Por lo tanto todas estamos expuestas a la Candidiasis…
Sí, y de hecho todas vamos a tener Candidiasis en algún momento. Aunque estos episodios se solucionan con tratamiento local o general, con antimicóticos. No tiene porqué haber problemas, aunque si prolifera, es decir, aparece cada mes determinados días porque estés más baja de defensas, se da un tratamiento a largo plazo.
Además del sida, cuáles son las enfermedades de transmisión sexual que persisten en la actualidad
Las enfermedades retransmisión sexual que están a la orden del día son las víricas y para estas no tenemos tratamiento, sólo vacunas. Las enfermedades víricas son la hepatitis C, la hepatitis D, los herpes virus…
¿Crees que están resurgiendo, a causa del turismo sexual, enfermedades de transmisión sexual que se creían controladas aquí?
Es cierto que hace años estaban más controladas, nunca erradicadas. Ahora hay algunos episodios de sífilis y gonorrea, pero no sé si relacionados con el turismo sexual. Creo que se cogen aquí, no nos lo traen. Se cogen por comportamientos de riesgo, al no utilizar las vías de prevención que se necesitan. Puede que sí que haya un ligero aumento de sífilis y gonorrea respecto a años anteriores, pero las que realmente están aumentando son las víricas.

¿Acuden muchas madres con sus hijas a la consulta para informarse sobre los anticonceptivos y las enfermedades de transmisión sexual?
Sí, cada vez más. Mi valoración global es positiva, porque significa que se habla más de estos temas y se tiene más confianza. Pero  hay un aspecto un poco negativo, tiene que ver con el control. Algunas madres las traen a la consulta para controlar de alguna manera su sexualidad, para asegurarse que no se van a quedar embarazadas. Es muy diferente acompañar, asesorar y educar que controlar.
¿Cuáles son las repercusiones que a largo plazo puede provocar el tabaco en hombres y en mujeres?
Fundamentalmente, actúan sobre el sistema vascular. En el caso del hombre tiene que ver muy claramente con una disfunción eréctil. Y puede afectar a la esterilidad, tanto masculina como femenina. En el caso de la mujer no está tan estudiado. Además afecta al sistema respiratorio y te cansas más a la hora de tener relaciones sexuales.
¿Y el alcohol…?
El alcohol es un inhibidor de la respuesta sexual. A veces, las personas beben pensando que vana tener una relación sexual más gratificante y no es así. La calidad de la relación sexual es peor. Lo que pasa es que sirve para desinhibirse a nivel social. A largo plazo, puede producir alteraciones hepáticas con lo cual el hígado metaboliza las hormonas y puede haber problemas de disfunción eréctil.

El Instituto Clínico de Sexología de Barcelona está preparado con médicos y psicólogos para asesorar sobre las disfunciones sexuales, las enfermedades de transmisión sexual y los anticonceptivos. Además, también se dedican a la terapia familiar, de pareja y a la formación sexual para adultos, para colegios e institutos y para otros profesionales.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *