Feng Shui para la armonía de tu hogar

¿Sabías que un espejo colocado en mal lugar, una planta desorientada o un cambio de muebles pueden cambiar tu vida y causarte muchos problemas? Según los expertos del Feng Shui la manera en que disponemos nuestro hogar o nuestro puesto de trabajo pueden ser la clave del éxito o la causa de un fracaso.

Si quieres un cambio en tu vida o necesitas mejorar en tu trabajo, en tu economía o vida familiar, incluso en tu salud, debes seguir el arte milenario del Feng Shui. Esta técnica china intenta aprovechar al máximo el flujo de energía universal o corriente chi (también llamada ki, prana o fuerza cósmica). Para los conocedores del Feng Shui es imprescindible crear la armonización en todos los espacios donde vivimos, trabajamos o jugamos. Según este arte todo lo que nos rodea está vivo, dotado de una energía que nos afecta constantemente.

Para que nuestra casa o trabajo vaya correctamente es muy importante tener una distribución adecuada de las puertas y las ventanas, de los diferentes cuartos y pasillos, así como las luces, los muebles y el resto de objetos. Un chi excesivo produce estrés y por otro lado su estancamiento puede agotar. Nuestro objetivo debe ser lograr la armonía, debemos utilizar cinco elementos clave: fuego, madera, agua, tierra y metal. La combinación de estos cinco elementos nos aportará grandes beneficios:

Fuego: este elemento lo encontramos en la iluminación, tanto solar como eléctrica. Puede estar en una chimenea o en un televisor. También lo aportan los animales de compañía. Su forma es triangular o cónica y su color el rojo.

Madera: este elemento lo encontraremos tanto en las plantas interiores como exteriores. Pueden ser plantas artificiales o estampadas en telas y cuadros. La forma de este símbolo es vertical y sus colores los verdes y azules.

Agua: podemos encontrarlo en todas sus versiones como fuentes, ríos, estanques, etc. pero también podemos encontrarlo en espejos, el vidrio o el cristal. Sus formas son onduladas y asimétricas. Los colores son oscuros como por ejemplo el azul, el gris y el negro.

Tierra: este elemento está en el barro, la arcilla o la cerámica. También podemos encontrarlo en los cuadros o las fotos de campos o paisajes desérticos. Su forma es rectangular o cuadrada y sus colores son terrosos y amarillos.

Metal: acero inoxidable, cobre, hierro u oro forman este elemento. También las esculturas de metal o piedra. Su forma es circular u oval y sus colores el blanco y los tonos pastel.

Ahora que conoces un poco más como circula la energía universal puedes utilizarla a tu favor. Intenta aprovechar al máximo estas ideas que te hemos dado y trata de aplicarlas en tu casa o tu lugar de trabajo. Puede que haciendo unos simples cambios consigas mejorar esos problemas que no conseguías resolver.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. espero conocer esta informacion para darle el visto yasea bueno o malo.gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *