Érika Ortiz: La hipótesis del suicidio cobra fuerza pero nadie se atreve a romper el silencio

El énfasis de la petición de respeto por parte de la familia de la fallecida han hecho que el rumor de suicidio cobre fuerza. la Policía y el Instituto Anatómico Forense temen filtrar alguna información porque, según aseguran fuentes del Ministerio del Interior y sobre todo “siendo la hermana de la Princesa”, podrían rodar cabezas.

Seamos sinceros: que la hermana de Doña Letizia estuviera medicándose contra la depresión y que no se desvele de una manera natural la cusa de su muerte, nos ha llevado a todos a pensar en la posibilidad de que ésta se hubiera suicidado.

Como leemos en elconfidencial.com, la Policía y el Instituto Anatómico Forense temen filtrar alguna información porque, según aseguran fuentes del Ministerio del Interior y sobre todo “siendo la hermana de la Princesa”, podrían rodar cabezas. Por esta razón hay un silencio sepulcral sobre este tema y… ¡ay del que se pronuncie!

El procedimiento del levantamiento del cadáver y análisis de las causas del fallecimiento se desarrolla con la máxima ortodoxia. En casos como el de la hermana de la Princesa de Asturias, “ningún médico certifica la muerte hasta que no llega el juez de guardia y será éste quien decrete el secreto sobre las actuaciones”, explican fuentes próximas a la Policía Nacional. Posteriormente “se traslada el cadáver al Instituto Anatómico Forense y el médico forense emite un informe”.

A partir de ahí, “se decretará el secreto de sumario en el caso de que exista una instrucción judicial”, concluyen. Es decir, que en el caso de que no existiera un secreto de sumario, sí deberíamos conocer la causa de la muerte de la pobre Érika.

En cualquier caso, las malas relaciones del Instituto con los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado hacen que en ninguna de las instituciones comenten detalles sobre lo sucedido. Por ejemplo, y como comenta elconfidencialcom, hace tiempo se filtraron a la prensa fotografías de una autopsia en un caso de homicidio. Los gerentes del Anatómico Forense culparon a los efectivos policiales del hecho y desde entonces “nos llevamos a matar”, declara a este diario un miembro de la Benemérita. “Cualquier nueva filtración nos puede costar caro hayamos sido o no nosotros, máxime tratándose del personaje que es”. Se palpa el miedo en el ambiente.
.

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *