Entrevista a Wayne Jamison: ‘Gestmusic inició un proceso judicial para secuestrar mi primer libro OT La cara oculta de Operación Triunfo’

Bisbal, Bustamante, Chenoa… Quién no los conoce. Todos ellos han salido de Operación Triunfo, uno de los programas que más éxito ha tenido. Sin embargo, nada es lo que parece y Wayne Jamison pone al descubierto la cara oculta de OT ¿Te pica la curiosidad?

Si pronunciamos el nombre de Bisbal o de Rosa seguro que todos los conocemos, pero que pasa si decimos el nombre de Vicente, Davinia, Beatriz… ¿Ni idea verdad? Pues todos ellos son ex triunfitos también. Pero ¿por qué unos se recuerdan y otros no? Estas preguntas y muchas más se resuelven en el libro del periodista Wayne Jamison, ‘Investigando a OT’. Un trabajo que ve la luz por fin desde que fuera secuestrado en el 2005 su primer trabajo ‘OT la cara oculta de Operación Triunfo’ el cual sigue aun, secuestrado.  Nosotras ha hablado con él y esto es lo que nos ha desvelado…

El periodista Wayne Jamison consigue que su segundo libro vea la luz

¿Se considera un fan de Operación Triunfo?
No, aunque con matices. Fui seguidor de la primera edición, creo que como muchos en este país. Incluso llegué a empatizar con una de las concursantes y seguí la evolución del programa con  interés, pero, luego, una vez que empecé a conocer aspectos de la trastienda, de la cara menos amable del Universo OT, empecé a verlo con otros ojos.

¿Cómo nace la idea de escribir un libro sobre la cara oculta de OT?
Conocí a una concursante y esa relación se fue estrechando con el paso del tiempo permitiéndome conocer ciertas cuestiones del Universo OT.  No sólo a los meses que dura el concurso, sino también después cuando los chicos concluyen su participación en el mismo. Mis relaciones con personas vinculadas de una forma u otra a Operación Triunfo fueron creciendo y conozco a una madre que me facilita unos primeros documentos y contratos. Escribo un primer libro, lo secuestran judicialmente y varios ‘triunfitos’ contactan conmigo para mostrarme su apoyo, realizarme nuevas revelaciones y facilitarme otros contratos y documentos. Unos me presentan a otros y mis contactos siguen creciendo, y de esta segunda etapa nace este trabajo que se acaba de publicar.

¿Le ha sido fácil llevar acabo este trabajo de investigación?
No, han sido muchos meses de conversaciones, de encuentros, de trabajo para conseguir y estudiar los documentos, mientras seguía, a la vez, ejerciendo mi profesión de periodista. Y, sobre todo, mucho tiempo para ganarme la confianza de ex concursantes, familiares y otras personas que han colaborado conmigo accediendo, en muchos casos, a dar la cara, tal comos se puede comprobar en el libro.

Usted en el libro pregunta a los concursantes si creen que por dar las declaraciones que se recogen en el libro a cara descubierta les puede perjudicar ¿Usted ha sido amenazado por parte de la organización del programa o de Gestmusic?
No. Lo único parecido, en cuanto pienso que supone un ataque a la libertad de expresión, es el complejísimo proceso judicial que emprendió para secuestrar mi trabajo anterior, ‘OT La cara oculta de Operación Triunfo’. Ellos sí sentían bastante miedo, porque casi todos siguen teniendo ilusión por abrirse hueco en el mundo de la música y consideran que enemistarse con Gestmusic, una productora con programas en todas las cadenas nacionales de televisión y vínculos o relaciones con discográficas y emisoras de radio, les podía perjudicar. También se daban casos en los que no sabían que habían firmado con la productora antes de entrar al concurso, porque, según dicen, no les facilitaron copias de los correspondientes contratos, y, por tanto, no sabían cómo o de qué defenderse llegado el caso.

En el libro usted también pregunta a los concursantes si realmente Gestmusic tiene tanto poder. Ahora se lo pregunto yo a usted, ¿Realmente tiene tanto poder?
Mi opinión personal es que sí. Y, más allá de lo que conozco en muchos casos por testimonios directos, por lo vivido en mis propias carnes.

¿Cómo se sintió cuando en un país en el que se supone que hay libertas de expresión secuestran su libro?

Todo sucedió muy rápido. El primer libro tenía previsto ver la luz a principios de julio de 2005 y unos pocos días antes nos llega la notificación de que un juzgado ha aceptado la petición de secuestro cautelar y que, eso sí, obliga a Gestmusic a depositar medio millón de euros de fianza para que así sea, por el perjuicio que esa medida pudiese suponer para mí y para la editorial. Luego sucedió todo muy rápido y me vi envuelto en una vorágine mediática que apenas me dio tiempo para pensar con tranquilidad la trascendencia de lo sucedido. Aún sigo sin creérmelo.

‘Investigando a OT’ pone al descubierto la parta más amarga del reality

¿Este hecho, en el fondo le otorga más credibilidad a su investigación, porque si no quieren que salga a la luz todo lo que usted cuenta será por algo no?
Evidentemente, algún miedo debían tener, pero es algo que debería responder Gestmusic. No sé si eso me otorga más credibilidad, lo que sí le puedo asegurar es que no me ha beneficiado en absoluto, sino todo lo contrario.

¿Qué sintió al ver que por fin su libro vería la luz?, ¿podríamos decir que ha ganado la batalla?

El libro secuestrado aún sigue sin ver la luz. El que lo ha hecho es un segundo trabajo que, aunque versa sobre el mismo tema, lo que se cuenta es diferente. Podríamos decir que vendría a ser como una especie de segunda parte de ‘OT La cara oculta de Operación Triunfo’ que, paradojas de la vida, ha visto la luz antes que la primera. Y no creo que haya ganado ninguna batalla, porque un primer trabajo sigue secuestrado judicialmente. Eso sí, ahora me he podido sacar una espina grande contando muchas cosas que sé y haciendo públicos, por ejemplo, contratos que firman los ‘triunfitos’.

La tercera edición de OT es la gran olvidada, ¿A qué se debe?
Explotaron demasiado la gallina de los huevos de oro con las dos primeras ediciones, y la gente se cansó. Además, dudo mucho que se pusiese toda la carne en el asador para promocionar, como en los años anteriores, el concurso y a sus participantes.

¿Ha intentado entrevistar a concursantes que si han triunfado como Bisbal o Bustamante por ejemplo?

Prefiero hablar sólo de los que se han mostrado dispuestos a dar la cara, porque así lo han querido, en este trabajo. He hablado con muchos más, y con familiares de otros, pero decidí con quiénes o quiénes no rompería el compromiso de confidencialidad que he adquirido con ellos. Sí le puedo decir que he hablado con más de una quincena de ex concursantes, además de con familiares y otras personas que en su día estuvieron o siguen vinculados de alguna manera con OT.

¿Qué reacción espera  que tenga el público con este libro?

No lo sé. El hecho de que no se esté emitiendo OT en estos momentos influirá. No sé qué pasará cuando llegue la sexta edición. Lo único que he pretendido, como periodista que, por diferentes circunstancias, tuvo acceso a información, documentos y contratos hasta ahora desconocidos, es que esa cara no publicitada de Operación Triunfo esté al alcance de quien quiera estar un poco más informado al respecto.

¿Cree que con este libro, usted ha dañado la imagen del concurso?
Lógicamente, beneficiar no creo que le beneficie, pero la verdad y la buena imagen no son siempre conceptos que puedan ir de la mano.

¿Le molesta que haya gente que ya le haya puesta la etiqueta de ‘el periodista de OT’?
Mucho, porque no lo soy. Llevo más de 17 años en esta profesión y he escrito sobre multitud de temas. La cuestión es que, en un momento dado, llegaron a mis manos una serie de documentos y contratos que me sorprendieron y como periodista, consideré que debían ver la luz. Creo que cualquiera hubiese hecho lo mismo. En este libro ya escribo en el prólogo que con él pretendo cerrar mi etapa como ‘periodista de OT’, aunque sé que me dejo cuestiones en el tintero, pero que espero que alguien quiera recoger el testigo y seguir  investigando. […] En la vida profesional hay etapas y la mía con este asunto se cierra con este trabajo.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *