Entrevista a Ricardo Bellino, el hombre de los tres minutos

Podríamos considerarlo un experto en mujeres, un visionario de los negocios, un emprendedor de nacimiento. Nosotras.com comparte una interesante charla con Ricardo Bellino, el hombre de los tres minutos.

Cuando una tiene una interesante entrevista en sus manos no sabe por donde empezar. Eso es lo que ha ocurrido con Ricardo Bellino. El hombre que siendo un adolescente consiguió convencer al mismísimo Donald Trump, el joven que logró asociarse con John Casablancas e impulsar Elite Model Brasil desde el convencimiento, nos hizo una reflexión intensa a la vez que muy interesante no solo sobre el mundo emprendedor, sino sobre la vida en general. Mobil Porno HD Seks porno Sex izle porno

Podríamos considerarlo todo un visionario por los éxitos cosechados aunque como él mismo nos confiesa, tiene una larga lista de fracasos de los que ha aprendido, si cabe, mucho más. Sus tres minutos con Trump lo hicieron famoso, sin embargo, la trayectoria profesional de este empresario brasileño y emprendedor ha estado muy ligada a la mujer. Con Elite Model Brasil descubrió a modelos de la talla de Adriana Lima, Gisele Bündchen o Alessandra Ambrosio. Así que como experto sabrá qué es lo hace a una mujer ser única ¡Se lo preguntamos!

La clave para que una mujer sea única es su actitud. La belleza no es el único parámetro que define el éxito de una modelo. Conocerse a una misma y ser lo más natural y transparente posible juega mucho a favor de una persona. 

ricardo-bellino¿Y sobre la competitividad entre mujeres?

Es cierto que existe una competición terrible entre mujeres y esto determina los hábitos de consumo, su lifestyle, que guarda una relación con esta competición diaria. Las mujeres consumen cosas porque les otorga prestigio a través de ciertas marcas que determinan lo que es éxito. Por otro lado, el hecho de que haya más mujeres que hombres genera una competición más animal que responde a esa necesidad de “yo quiero tener a mi hombre”.

Nos sorprende saber qué Bellino era un niño muy tímido y que poco tenía de conquistador, sin embargo como él mismo nos confiesa logró acercarse a las chicas más guapas de las fiestas y siendo un adolescente de 20 años logró montar la agencia de modelos Elite en Brasil con John Casablancas.

¿Estando en Brasil y John Casablancas en Nueva York cómo lograste contactar con él?

Le mandé varios telex pero no me contestó. Sabía que tenía que ir a Nueva York y reunirme con él así que cogí un trabajo de cartero que me permitía viajar gratis. Me tuve que reunir 5 o 6 veces con él, hasta que aceptó. Nos convertimos en socios y me hice inversor en Elite. Comencé en 1988 con el concurso, en 1989 abrimos la agencia, yo tenía 22 años.

¿Cuándo eres consciente de que lo que has conseguido con apenas 22 años, no tuviste miedo de no ser capaz de llevar adelante este proyecto de tal envergadura?

No tuve miedo pero si ansiedad porque tuve que escuchar muchos noes. Siempre preferí tomar la respuesta negativa rápida que un quizá, que pudiera tardar mucho. Siempre fui muy agresivo y positivo. Creía mucho en el proyecto y me junté con gente que tenía intereses. Sabía que solo no podía hacerlo y por ser muy joven las personas me cuidaron y eso me dio mucho espacio para desarrollar.

Gracias a John Casablancas conociste a Donald Trump ¿Cómo fue ese momento?

Cuando una persona te dice tienes 3 minutos en el fondo es que no tienen ningún interés en escucharte. Conocerlo me costó 18 años de conquistar la confianza de John Casablancas y de que él pudiera escribirle una carta de presentación que provocó en Trump el interés de llamarme e invitarme a una reunión.

Los tres minutos con Trump se han hecho famosos y gracias a ellos también has escrito libros como “Tienes tres minutos: Mis aventuras con Donald Trump” ¿Realmente tres minutos dan para tanto? ¿Cómo se puede convencer a alguien en tres minutos?

 No traté de convencerlo, invertí  la dinámica de la conversación y lo puse en una situación un tanto embarazosa. Lo más interesante de esta experiencia que es muy emblemática es el “cómo tú puedes convertir algo negativo en algo positivo”. Es un proceso mental en serie. Cuando uno se posiciona de forma inferior ante la persona que tiene en frente ya empieza mal. Hay que ponerse al mismo nivel porque a la gente como Trump no le  gusta la gente que se posiciona como inferior. La experiencia de Trump es una prueba de coraje.

Haciendo repaso de tu carrera profesional no haces más de cosechar éxitos ¿Crees que ha sido fruto del azar el conocer a Casablancas y gracias a él a Donald Trump o ha sido el destino? ¿Eres un hombre con suerte?

Tengo una colección de fracasos y si te digo la verdad he aprendido y valoro más las experiencias de fracaso que de éxito. El éxito te convierte en una persona un poco arrogante. El fracaso, muchas veces, no tiene nada que ver con la idea, negocio  o  mercado, tiene que ver con las relaciones humanas que están involucradas en el proyecto. Yo he aprendido mucho más con los “sadims” (personas que destrozan todo lo que tocan) que con los “midas”. Creo que no existe emprendedor que solo tenga historias de éxitos.  Lo que define a un emprendedor es que toma riesgos, le gustan y está listo para cambios. No teme fracasar.

¿Cuál es la clave para que una idea triunfe y sea un éxito?

Yo he participado activamente en las últimas semanas del programa Imagine, y creo que la clave no es tener ideas sino creer porque si no crees no puedes vender tu idea ni convencer a nadie,  porque uno solo no puede hacerlo todo. Hay que “poner un tiburón en tu tanque” y salir de la zona de confort.

En relación con el “belive” ¿Qué relación tienes con Papa Noel?

Es una historia verídica que sucedió en 1800 cuándo una niña de 8 años llamada Virginia harta de que sus compañeros le dijeran que Papa Noel no existía escribió una carta al periódico haciendo esta pregunta. En ese momento América vivía una depresión muy grande y el editor vio que había una posibilidad de crear un mensaje positivo de rescate de la autoestima, que pudiera cambiar el humor de la sociedad. Decidió escribir un editorial titulado “Yes, Virginia” en el que le decía a Virginia que Papa Noel existía al igual que el amor, la fraternidad, la amistad y todos esos sentimientos que no se pueden ver. Y en cuanto existan Virginias que crean en un mundo distinto tendremos la esperanza de un mundo mejor. Éste fue el editorial más reproducido de la historia de la prensa impresa americana. Años más tarde, Macy’s compró los derechos de la familia y creó la campaña más exitosa llamada  “Yes Virginia”. Y es que  “Belive es la clave” porque si no crees en Papa Noel no vas poder venderle a Donald Trump una idea, porque vender a Donald Trump es como hablar con Papa Noel.

Actualmente estás participando en el proyecto “School of life” ¿Cuál es el objetivo?

Es la consolidación de toda mi experiencia, de éxitos y de fracasos, de conocimientos… que me permiten crear algo que va a poder servir de plataforma para que las personas puedan compartir ideas, experiencias… y desarrollar sus proyectos. Existen escuelas muy buenas que dan las herramientas pero  no hay una plataforma que te prepare como ser humano, porque la clave de un emprendedor no es su Business plan, es el cómo va a manejar todos los conflictos y todas las relaciones que surjan alrededor. Tú puedes tener la idea mejor del mundo pero si no estás preparado como persona no vas a ser exitoso porque vas a encontrar tantos problemas en el camino que te van a ir desmotivando… El talento de una persona es mucho más importante desde nuestro punto de vista.

También sabemos de tu lado solidario y de la campaña contra el cáncer del mama, “Fashion Targets Breast Cancer”, que por cierto, ha sido y es todo un éxito ¿Cuéntanos?

Es otro ejemplo que me parece muy emblemático de cómo te construyes una carrera emprendedora. En 1994 en EEUU se hizo una campaña de concienciación y recaudación de fondos contra el cáncer de mama. Todas las modelos lucieron en la Fashion Week de Nueva York unas camisetas que las firmas vendieron. Los diseñadores también apoyaron esta iniciativa. Yo la encontré interesante y la llevé a Brasil. Tuve que aguantar muchas negativas pero lo hice. He aprendido que cuando una persona te intenta convencer para no hacer algo invierte mucho más tiempo, energía y convencimiento que cuando tiene que apoyarte en algo que tú si crees. La campaña en Brasil fue un éxito y logramos recaudar más de 40 millones de dólares. Este es un buen ejercicio de cómo puedes aprovechar una capacidad emprendedora para apoyar causas sociales.

 

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *