Engaños por Internet: Actimel y otros casos

Sí, sabemos que Internet es una fuente revolucionaria: nos ayuda en nuestro día a día por hacer accesible todo tipo de  información. Pero ojo, como bien sabréis, no todo lo que circula por la red es de fiar. Los engaños por Internet son bastante habituales, y muchas veces no sabemos de qué fuente proviene la información. Internet se ha convertido en el canal más eficaz para difundir noticias falsas y conseguir que tengan un gran alcance, con sus respectivas -y desastrosas- consecuencias. Os recordaremos algunos de los casos recientes más destacados: 

Seguro que habréis leído en Internet sobre temas como las dietas y el adelgazamiento. Adelgazar es uno de los propósitos de muchas personas, e Internet está repleto de dietas de dudosa eficacia. Entre los engaños que circulan por la red y que se han ido difundiendo desde hace tiempo está el relacionado con el agua. Se dice que beber agua engorda, cuando no tiene capacidad ni de adelgazar ni de engordar. Otro engaño que circula por la red también relacionado con las dietas es el de que saltarse una comida adelgaza, falsa noticia que ha sido desmentida en más de una ocasión por asociaciones de médicos y nutricionistas. La comunidad científica también ha desmentido reiteradamente la falsa noticia de que los humanos sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro, cuando está demostrado que utilizamos el 100%.


Pero si hay un engaño que ha creado mucha polémica es el relacionado con los efectos y las propiedades del producto Actimel de la marca Danone. Este producto ha sido objeto de numerosos engaños, los cuales ha sido demostrado que son falsos. Una de ellos es la falsa teoría de considerar que este producto es perjudicial para la salud a largo plazo. No es verdad que nuestro cuerpo se acostumbre  a las propiedades de Actimel y que por ello dejen de tener efecto a largo plazo. Tampoco aquello de considerar que cuanto más consumimos Actimel, más posibilidades tenemos de caer enfermos. ¿Por qué es mentira? Porqué precisamente el poder básico y fundamental de este producto reside en fortalecer nuestras defensas del sistema inmunológico y protegernos de los agentes externos y las posibles enfermedades que podamos contraer.

También se desmiente que haya alguna autoridad sanitaria que haya prohibido su consumo, y mucho menos, contraindicado la toma de Actimel de forma diaria. Precisamente, la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas y el Centro Superior de Investigaciones Científicas ha negado efectos perjudiciales para nuestro sistema inmunológico. Es más: han recomendado su consumo en aquellas personas con tendencia a contagiarse de resfriados y virus gripales. También es falso que el consumo se limite a un público concreto. A la hora de reforzar nuestras defensas, no existe raza, género, ni variables posibles que limiten su consumo. Al contrario, todo el mundo, absolutamente todo puede consumir Actimel, y de hecho, se recomienda hacerlo diariamente.  Y por si aún no habíamos tenido suficientes verdades: el producto empezó a comercializarse en 1930 y ya son 34 estudios científicos los que certifican que su consumo es bueno para la salud.

Y vosotras, ¿ya sabéis lo que leéis por la red?

Imagen: Actimel, Pinterest

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Es cierto. El Actimel es bueno para las defensas. Yo lo compro y consumo, y en mi familia también. Muchas gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *