Elimina toxinas con una dieta depurativa

Una dieta rica en frutas y verduras es ideal para depurar el cuerpo debido a su alto contenido en agua, minerales, vitaminas, fibra y sustancias antioxidantes.

El componente mayoritario de frutas y verduras es el agua, alrededor del 90% de su peso, por eso su valor calórico es bajo y no engordan. Su alto aporte de fibra provoca un efecto saciante, por eso son indicadas para incluir en una dieta de control de peso.

Además, la fibra es un buen elemento contra el estreñimiento, ayuda a controlar el colesterol y regula la velocidad  del paso del azúcar a la sangre. El poder antioxidante contribuye a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, degenerativas e incluso de cáncer.

La manzana es una de las mejores frutas para eliminar toxinas por su alto contenido en fibra. La uva y la granada son unos buenos diuréticos y el limón, antioxidante.

Los cereales son esenciales para mantener limpio el intestino. Los berros son ricos en vitaminas C y E, así como en minerales. La mejor forma de comerlos es en ensalada.

La cebolla es preferible consumirla cruda, porqué así no pierde sus propiedades. Combate la acumulación de grasas en la sangre y favorece la circulación, previniendo así la formación de celulitis.

Con cinco alcachofas y un par de cebollas se puede preparar un caldo altamente depurativo. Esta flor elimina la retención de líquidos y favorece la desintoxicación del hígado.

Los espárragos también son grandes diuréticos, tienen mucha fibra, potasio, vitamina C y ácido fólico. Ayuda a eliminar toxinas a través de la orina y la parte que concentra más vitaminas es la punta.

Uno de los mejores alimentos depurativos es el apio. Elimina los residuos perjudiciales y favorece el tránsito intestinal. El perejil también actúa contra la retención de líquidos.

En el mercado dietético también encontrarás diversos preparados de plantas diuréticas con otras ligeramente laxantes, digestivas y diaforéticas como, por ejemplo, la zarzaparrilla, el abedul, la escrofularia, la dulcamara, el brusco, la fumaria, el sen o la china. Estos combinados son muy depurativos y activan las funciones de eliminación del organismo. Se preparan en infusión y pueden tomarse 1 o 2 veces al día, mejor antes de las comidas.

En la dieta depurativa hay que evitar el consumo de café, alcohol, productos lácteos, carnes que contengan mucha grasa y alimentos preparados y en conserva. Beber mucha agua mineral (tres litros al día) y poner fin a malos hábitos como el tabaco son las recomendaciones esenciales. Hacer un poco de ejercicio físico no está de más.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *