El Slow Food gana adeptos, otra forma de alimentación

La 12ª edición de la feria Biocultura, que comenzó el día 6 y este lunes 9 de mayo cerraba sus puertas, ha apostado por el Slow Food. Este movimiento internacional poco conocido surgió en 1986 como respuesta al aplastante avance del Fast Food.

En la actualidad este movimiento, situado entre la ética y el placer, agrupa más de 80.000 personas en 104 países de los cinco continentes. La prioridad, en este caso, reside en la calidad de los alimentos y en el tiempo que se invierte en cocinarlos. Las recetas tradicionales, el hecho de promocionar los alimentos locales y educar los paladares, entre otras cosas, son aspectos que se trabajan desde Slow Food. Durante la 2ª Semana de Gastronomía Biológica, enmarcada por segundo año dentro de la feria Biocultura, se ha extendido la cultura del Slow Food con la intención de inculcar unos hábitos de comida más sanos.

Biocultura, la feria de las alternativas y el consumo responsable, se ha instalado de nuevo en el Palau Sant Jordi de Barcelona. El 20% del volumen total de la feria lo han constituido las empresas del sector alimentario. Precisamente, desde este sector se ha dado a conocer un alimento muy primitivo pero poco empleado en nuestras cocinas: las algas. Se pueden cocinar como cualquier otra verdura y se combinan como tales. Pueden cocinarse fritas, hervidas, al horno, guisadas e incluso servirse crudas. Cada tipo de alga (dulse, kombu, nori…) tiene determinadas propiedades pero todas son buenas por la cantidad de sales minerales y oligoelementos que contienen y por activar las defensas, fortalecer los huesos, las uñas y el cabellos, entre otros muchos beneficios que nos aportan.

Otro de los temas que se ha tratado con fuerza este año en Biocultura han sido las vacunas. El sábado 7 se celebró la Segunda Reunión para la Libertad de Vacunación, organizada por la Liga para la Libertad de Vacunación de España y por la liga francesa ALIS. Durante todo el día hubo charlas y presentaciones de especialistas sobre las vacunaciones y sus riesgos para la salud.

Además, los asistentes a Biocultura han podido participar en talleres, actividades y conferencias de todo tipo. Desde terapia del sonido, taller de respiración, Feng Shui y reflexología podal y su aplicación en niños y bebés hasta conferencias sobre los transgénicos en Cataluña, las alternativas al petróleo para vehículos y métodos de investigación para la cosmética natural.

En total, 570 empresas han estado presentes en la 12ª edición de Biocultura. Muchos han sido los sectores representados: alimentario, textil, salud, ONG’s, bioconstrucción y ecología, comercio justo, mobiliario y hogar, artesanías, editoriales, higiene y cosmética.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *