El litoral de Argentina ¿Te atreves a descubrirlo?

Argentina es un extenso que alberga una cantidad de encantos casi innumerables de norte a sur y de este a oeste.  Zonas tan dispares como la Patagonia, que es el extremo sur; el litoral noreste, donde nos sorprenden inmensos ríos y cascadas; la zona noroeste, la más rural; y la capital, Buenos Aires, la cuna del tango. ¿Te atreves a hacer un viaje por la zona del litoral de Argentina?

El Parque Nacional de Iguazú fue declarado en 1984 Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. Algo muy lógico si tenemos en cuenta la inmensidad y magnificencia de las cascadas que alberga y la hermosa vegetación. El río Iguazú arroja su imponente caudal desde 70 metros de altura a través de 275 saltos y a lo largo de 2,7 Km. La Garganta del Diablo recibe la mayor parte de este caudal, es posible y emocionante ver este espectáculo desde un bote neumático. El Parque Nacional preserva 2.000 especies de plantas: árboles gigantes, helechos, lianas, orquídeas; y 400 aves: loros, colibríes, tucanes. Además se pueden encontrar otros animales como el yaguareté, el tapir, el carpincho, el gato onza, el oso hormiguero y el puma. El Parque se encuentra en la provincia de Misiones, donde también se esconden los saltos del Monocá “el que todo lo traga” en guaraní.

Misiones pertenece a la parte de Argentina denominada como la zona del litoral, fronteriza con Uruguay, Brasil y Paraguay. El litoral se compone de 5 provincias más: Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Chaco y Formosa.  El clima de esta región es subtropical, los veranos son cálidos, húmedos y lluviosos y los inviernos templados y secos.

En Misiones y Corrientes existen los restos de la civilización jesuita que en el siglo XVII pisó suelo americano para evangelizar a los indios guaraníes. Persisten aún las ruinas de San Ignacio Miní, Santa María la mayor, Santa Ana y Nuestra Señora de Loreto. En Corrientes, el paisaje lo componen mayoritariamente lagunas, bañados y esteros, es una escena donde la protagonistas son las plantas acuáticas, que forman redes sólidas y fuertes encima de las cuales llegan a crecer árboles. En la provincia se han localizado 320 especies de aves y es común tropezar con yacarés y boas de agua.

Existe otro parque natural, El Palmar, localizado en la provincia de Entre Ríos. Allí viven las palmeras más antiguas, algunas ocho veces centenarias. Miden entre 25 y 30 metros y ocupan una superficie de 8.500 hectáreas.

A pesar de la gran riqueza natural de esta zona de Argentina, también es fácil empaparse de la riqueza social  y gastronómica. En las provincias de Entre ríos y Corrientes se celebra el carnaval en febrero. Durante la fiesta desfilan carrozas al son de ritmos calientes y al concluir se elige a la reina.

Los platos regionales son el “locro norteño” (callo, maíz, zapallo y mandioca), “mbeyú” (torta frita de mandioca que se consume con leche sal y queso), el chipá guazú (choclo rallado con leche, cocido al horno envuelto en hojas), etc.

Además de ecoturismo, en este rincón del mundo se puede pescar, hacer turismo minero, deportes de aventura, termalismo y turismo rural. Es un destino gratificante y refrescante, un soplo de aire limpio, una belleza natural que los ojos agradecerán.

Para más información consulten en www.turismo.gov.ar

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *