El flequillo vuelve a estar de moda

pantene

Para darle un toque especial a tu flequillo, nada mejor que peinarlo de la forma que más vaya contigo, reflejando tu personalidad. Largos, cortos, ondulados, despeinados, estratégicamente fijados,….

Todo un mundo de formas se encuentra a tu disposición, elige la que más te guste y, por supuesto, más te favorezca.

Completamente recto y ocultando la mitad de la frente. Si te gusta llevar flequillo pero no quieres tapar tu rostro, es la mejor opción. De esta forma solo cubrirás una pequeña parte de la frente, dejando tu cara completamente despejada.

Rizado. El flequillo no es propiedad exclusiva del pelo liso, si tu cabello es rizado también puedes lucirlo sin ningún problema. Déjalo caer sobre la frente como por descuido, eso le dará un aire de naturalidad realmente favorecedor.

Muy poblado y desde la coronilla. Si lo que siempre has querido es lucir un flequillo frondoso y muy largo, este es tu peinado. Para que no te moleste, ya que en muchas ocasiones suele ser casi tan largo como el resto del cabello, péinalo hacia un lado dándole volumen.

En dos niveles. Dos flequillos en uno. Muy escaso y corto en el centro, se va dejando crecer a los lados para enmarcar el rostro y resaltar la mirada. Favorece mucho y es muy cómodo de llevar.

Estudiadamente fijado. Para que cada pelo esté en su sitio y no se muevan al azar, como si de una escultura se tratase, fija tu flequillo con gel y coloca cada mechón en la posición que prefieras. Es una de las soluciones que dan más juego, porque cada día puedes salir a la calle con un peinado distinto y muy original. Con un poco de imaginación, tu flequillo será como quieras en cada momento.

Ondulado y largo. Se lleva mucho peinado hacia un lado de la cara, dejándolo caer a su aire, libremente. Las ondas que se forman en él le dan a tu rostro un aire enigmático.

Vistiendo tus ojos. Nace de la coronilla y llega hasta las pestañas. Hay que ir con mucho cuidado al peinarlo, pues puede resultar incómodo y, a la larga, perjudicial para la visión. Lo más conveniente es evitar que pueda penetrar en tus ojos y dañarlos. Si tienes un poco de cuidado, no tendrás que renunciar a él.

Peinado hacia dentro. Córtalo teniendo siempre en cuenta orientarlo hacia un lado. Coge un cepillo redondo y moldea las puntas hasta que tomen forma y se vuelvan hacia dentro.

Todos en uno. Te recordamos que también puedes mezclar los diferentes estilos y conseguir así el tuyo propio. Y ahora no tienes más que elegir, ¡adelante!

Más sobre: flequillo | peinados | pelo |

Noticias Trending!