El estrés y las técnicas de relajación

Todas las personas hemos utilizado la palabra estrés en muchos y muy diferentes momentos de nuestras vidas: “estoy estresado”, “mi novio (o el trabajo) me estresan”… ¿Pero sabemos bien a que nos referimos cuando utilizamos el término estrés? Intentaré explicaros en que consiste y lo que es más importante, explicar algunas técnicas de relajación para poder hacer frente a este gran problema.

Muchas de vosotras alguna vez habéis pasado por una situación de estrés, ante un examen, en el trabajo o simplemente la rutina diaria que nos provoca ansiedad y agotamiento. El estrés se caracteriza por los cambios psicofisiológicos (cambios en el cuerpo y en las emociones) que se producen en el organismo en respuesta a una situación de sobredemanda. Entre estos cambios los más destacados son: incremento de la frecuencia cardiaca, disminución del impulso sexual e inhibición del sistema inmunitario, entre otros.

Los periodos prolongados de estrés pueden ser causa de múltiples enfermedades cardiovasculares, migrañas, diabetes, impotencia, irregularidades en la menstruación y dolores de espalda. También está asociado a una diversidad de síntomas como ansiedad, depresión, fatiga e insomnio. La incapacidad para predecir y controlar los acontecimientos hacen que los eventos estresantes lo sean mucho más.

¿Cómo combatir al estrés?
Hay muchas técnicas que son útiles para hacer frente al estrés, como por ejemplo la meditación trascendental, pero las técnicas más utilizadas son las de relajación muscular. Veamos algunas de ellas:

La respiración controlada tiene como objetivo reducir la activación fisiológica. Consiste en hacer una inspiración lenta y profunda por la nariz durante 5 segundos, retener el aire durante 5-7 segundos y espirar lentamente por la nariz o por la boca durante 10 segundos, seguidamente concéntrate en las sensaciones de relajación que se produce al exhalar. Te ayudará a relajarte si repites mentalmente la palabra “relax”, “calma” o “tranquila” cada vez que espires.

La otra técnica es la relajación muscular de Jacobson, puedes practicarla tú misma en casa. Para empezar, prepara tu espacio con luz tenue, música relajada, velas. Procura estar tumbada o en su defecto en una silla lo bastante cómoda, la técnica de Jacobson, consiste en la tensión y distensión de diferentes grupos musculares, desde la cabeza hasta los pies, pasando por las extremidades, pecho, abdomen y espalda, y seguidamente  la concentración de las sensaciones que producen dichas distensiones. La técnica de Jacobson es una buena manera de hacer frente a esas situaciones de estrés que tanto nos perjudican y afecta al rendimiento y a nuestras propias emociones.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *