Deshazte de ‘La maldición de Eva’

Rosetta Forner vuelve a las andadas en busca de la auténtica identidad femenina rompiendo con los tópicos machistas y dando paso a la re-evolución emocional.

Eva, nacida de la costilla de Adán, tras caer en la tentación y morder la manzana prohibida fue expulsada del Paraíso y condenó a toda la humanidad. Desde entonces, la pobre Eva se convirtió en la responsable de todos los males terrenales habidos y por haber.

Muchas mujeres siguen creyendo este cuento y piensan que la figura de la mujer continúa relegada a un segundo plano en una sociedad donde los atributos sexuales del poder han sido siempre los masculinos.

Para poner orden en este caótico mundo llega Rosetta Forner, la hada madrina (asesora personal o coacher -queda mas chic en inglés-) que ayudará a toda mujer a dejar de creer en historias retrógradas, descubrir su verdadera identidad y asumir el papel de la reina que lleva dentro.

Forner, aficionada a la clasificación de todo ser andante, como demuestra en su último libro “En busca del hombre metroemocional”, hace una distinción entre las tipologías de mujer en función al grado de sujeción de su diadema. Esto es, medir si se es merecedora de la condición femenina cuanto mejor puesta se lleve la corona, equiparando la corona a las pelotas, y no precisamente las de tenis.

“La maldición de Eva” no es un libro al más puro estilo feminista ortodoxo y Forner no se cansa de aclararlo a lo largo de las páginas del mismo. Es un relato de análisis de género que lejos de criticar a los hombres critica a las mujeres, a todas las damiselas de diadema floja o requetefloja cuyo único objetivo en la vida es encontrar marido y perpetuar la tradición machista.

Con un estilo reiterativo e irónico, “La maldición de Eva” está a caballo entre un libro de autoayuda y un análisis psicosociológico escrito con un lenguaje muy plano que en ocasiones roza la ordinariez.

Rosetta Forner aprovecha sus experiencias profesionales para elaborar un libro que pretende forjar una visión global del estado de la condición femenina en la sociedad actual, sobretodo a nivel emocional. Sin embargo la autora cae en la paradoja de convertirse en la protagonista indirecta de la historia, en un ejemplo a seguir que, a pesar de rozar la pedantería, acaba convirtiéndose en cómplice del lector.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *