‘Déjate llevar’ por Antonio Banderas

Un film que mezcla ritmos de blancos y negros, bailes de ricos y pobres, en 108 minutos de duración.

Bajo el título original "Take the lead", este film narra la verdadera historia de Pierre Dulaine, un profesor de baile de salón que decide enseñar a bailar a los alumnos más conflictivos de una escuela de Nueva York como terapia de shock contra los malos modales.

Pero el Antonio Banderas a lo Pierre Dulaine no tiene nada que ver con el mítico Patrick Swayze de la primera, incluso la segunda versión, de “Dirty Dancing”. Mucha pose, mucha palabrería pero poco movimiento.

La película aprovecha el sex appeal latino de Banderas para recrearse en la típica historia de fórmula archirepetida: un buen samaritano blanquito acude a rescatar a un grupo de hispanos y afroamericanos de las terribles garras de las bandas callejeras y demás tópicos de vidas desajustadas.

Sin embargo, aunque la película no brille por su original trama, cabe destacar el montaje y la banda sonora. “Déjate llevar” es el primer largometraje de la veterana directora de vídeos musicales Liz Friedlander, y esa huella de dinamismo visual queda bien patente al comienzo de la historia y en los sucesivos paralelismos que se dan en el transcurso de ella, acompasados siempre a ritmo de hip hop.

Con un reparto de jóvenes actores y bailarines de la talla de Rob Brown, Yaya Dacosta o Laura Benati el espectáculo está servido. Las coreografías y muestras de baile llenan todos los vacíos que recalcan las frases simplistas del guión de un film que se estrena el 28 de abril en España.

“Déjate llevar” si buscas una película entretenida para pasar la tarde, pero si lo que quieres es un buen argumento con giros inesperados, aquí sólo encontrarás las escasas piruetas de los bailarines.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *