Deja K.O al estrés

Los atascos, el trabajo, los recibos, la hipoteca, todos ellos son elementos que van formando un puzzle en el que una palabra lo invade todo: estrés.  Para que no te dejes llevar por las tensiones, y este gran enemigo acabe afectando a tu salud, te proponemos unas cuantas ideas que te harán más relajante la vida. ¡Vencer el estrés es fácil si te lo propones!

Lo primero que debes saber es que el estrés es una reacción natural de nuestro cuerpo frente a situaciones de tensión o miedo. Por este motivo, en principio, no es considerado como una enfermedad. Si has decidido firmemente acabar con el estrés que está desmejorando tu calidad de vida hazte una pregunta: ¿cuál es el origen del malestar?

Se trata de pararte a pensar qué cosas de tu vida te están provocando tensión y miedo para intentar cambiarlas. Por ejemplo, si eres una persona muy activa, de las que no paran en todo el día, quizás debes plantearte cambiar tu ritmo diario y tomarte las cosas con más calma. Al contrario, si llevas una vida totalmente organizada puede beneficiarte un cambio a la inversa, es decir, improvisa las cosas sobre la marcha para variar tus rutinarios horarios.

¿Quieres mejorar tu vida? Mentalízate
Es importante mentalizarse de que para vencer al estrés tienes que cambiar tus planteamientos. A veces las personas no sabemos decir que no y por ello vamos acumulando responsabilidades que acaban por superarnos. Esto es totalmente perjudicial, pero tiene solución. Coge papel y bolígrafo y haz una lista sobre todas las actividades que haces durante la semana. Se trata de priorizar aquellas que nos aportan más cosas positivas y dejar en un segundo plano las que son prescindibles.

Una vez consigas dar este paso ya tienes ganada una parte muy importante en tu batalla contra el estrés. Para continuar, y conseguir eliminarlo definitivamente, necesitas unos cuantos trucos.

Aliados contra el estrés
Unas cuantas claves harán que poco a poco te vayas olvidando de este incómodo compañero. Son cosas tan sencillas como, por ejemplo, dormir ocho horas para que tu cuerpo obtenga el descanso necesario. Relacionada con este punto está el tema de la relajación. En el momento en el que notes que la tensión se está empezando a acumular en tu cuerpo debes frenar y relajarte, respirar y pensar en cosas positivas.
Relajarte y expulsar la tensión es más fácil si explicas a alguien lo que te ocurre. Esta es una de las mejores terapias, ya que si lo guardas todo dentro un día acabarás por “estallar”.

También puede beneficiarte buscar un hobbie que te mantenga distraída o practicar un deporte, ya que el ejercicio físico hace que liberes endorfinas, la hormona de la felicidad. Si lo complementas con una actitud optimista frente a la vida, en la que te enfrentes a los problemas con una sonrisa, conseguirás casi sin darte cuenta eliminar ese estrés que te oprime la existencia.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *