Decidir las vacaciones en pareja: no siempre es fácil

Escoge las vacaciones con tu pareja sin que acabe en desastre

Llega el momento de escoger el periodo en el que disfrutarás de tus vacaciones y, si eres afortunada, el destino que escogerás para divertirte y descansar ¿Coinciden tus gustos con los de tu pareja? Te damos las claves para que las vacaciones no se conviertan en una discusión.

Decir que las vacaciones son un problema desde luego suena a niña malcriada que no aprecia lo que tiene. Pero si indagamos un poco en el asunto podemos llegar a comprender el por qué de tal afirmación: la pareja.

Hacer coincidir los gustos de ambos puede ser difícil si hablamos de un restaurante o de una película, pero se convierte en imposible si las preferencias de cada uno van en sentido opuesto al del otro. Si a ti te gusta viajar por ciudades y dormir en hostales y a él ir a playas y quedarse en hoteles, por ejemplo, puede llegarse a la incompatibilidad total.

La clave para no caer en discusiones interminables que sólo llevan a la frustración y al desgaste de la pareja es, como siempre, la comunicación. Hablar las cosas con calma, exponer tus argumentos y no enfadarte cuando el otro te lleve la contraria puede ayudar a que la discrepancia de opiniones no termine en desastre.

Algunos consejos prácticos para escoger el destino de las vacaciones sin que el proceso se convierta en una guerra abierta entre ambos:

-Sopesad vuestras posibilidades: no os empeñéis cada uno en pujar por un destino vacacional que se escapa de vuestras posibilidades económicas o de tiempo. Si sólo tenéis una semana es mejor que escojáis un destino cercano y que os guste a los dos, en vez de embarcaros en una vuelta al mundo de mala gana.

-Proponeros unos turnos: si estas vacaciones las escoge él y os váis a visitar las localizaciones de su película preferida, en las siguientes él te acompañará a tomar el sol y no hacer nada a una isla del Caribe.

-No os critiquéis: los gustos de cada uno son diferentes y no tienen por qué coincidir. Puede que a él le encante la montaña y a ti te encanten las ciudades y una cosa no es mejor que la otra. Así que mostráos comprensibles el uno con el otro.

-Separados ¿Por qué no? Tampoco os empeñéis en ir juntos a todos los sitios. Si tu te mueres de ganas de ir a Paris y él se muere de ganas de ir al pueblo de sus padres pues que cada uno se vaya por su lado y listos. No pasa nada, os echaréis de menos y tendréis cosas que contaros a la vuelta.

Imagen de “Locos por el oro”

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>