Decálogo de una buena compradora: ¡Que no te timen en rebajas!

¡Por fin llegan las rebajas! Todas estamos encantadas, ha llegado la hora de comprar esos zapatos por los que tanto hemos esperado ¡y a mitad de precio! Pero ten mucho cuidado, que los precios bajen no significa que también lo hagan nuestros derechos como consumidoras.

Todas estamos de acuerdo, las rebajas son geniales. Puedes encontrar auténticas gangas que a precio normal no podrías permitirte. Pero como con casi todo en esta vida has de tener cuidado, no siempre es oro todo lo que reluce. Muchos establecimientos aprovechan las rebajas para sacar artículos de otras temporadas, otros pretenden vender productos con taras y algunos incluso suben los precios para que nos parezca que el descuento es mayor.

Para que nada de esto te pase, te vamos a dar unas cuantas pautas que debes conocer antes de ir de rebajas. Porque tu eres una consumidora pero no eres tonta.

– Piensa antes de comprar, si es necesario hazte una lista con las cosas que realmente necesitas, de esta forma evitarás compras impulsivas y sustos cuando te llegue la factura de las tarjetas de crédito.

– Administra bien tu dinero. Una buena idea puede ser fijar la cantidad que vas a gastar para los básicos que necesitas, y también el que gastarás en tus caprichillos.

– Los productos que encuentres en rebajas deben haber estado esa temporada en la tienda, al menos un mes. Que no te timen vendiéndote productos como rebajados cuando en realidad son de una temporada pasada o tienen más años que Matusalén.

– La calidad de las prendas debe ser la misma que antes de las rebajas. No pagues, aunque sea menos, por un producto en mal estado.

– Todas las prendas han de dejar claro su precio de antes de rebajas y su precio con el descuento, o indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.

– Los comercios pueden establecer condiciones especiales en periodo de rebajas (sobre el pago con tarjetas, devoluciones…) eso sí, deben indicarlo expresamente y no avisarte después de la compra.

– Recuerda guardar siempre el tiquet de compra, será totalmente necesario si quieres reclamar o devolver alguna prenda.

– Tanto la garantía de los productos como el servicio postventa deben ser los mismos en rebajas que fuera de ellas.

Si después de todo te surge algún problema y no eres capaz de llegar a un acuerdo amistoso con el dependiente, no dudes en pedir la hoja de reclamaciones. Es obligatorio que todos los establecimientos la tengan a disposición de sus clientes. Así que si es necesario pon tu queja, con ello ayudarás a que no le suceda lo mismo que a ti a otras consumidoras y a que en establecimiento mejoren su servicio.

Autor: Sara Palacios

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *