Cotillear puede ser un delito… Vigila tu lengua viperina o puedes acabar dos años entre rejas

¡Ay! Cómo te gusta criticar, comentar, despotricar y vuelta a empezar… que si mira ésta que asco de pelo lleva, que si mira éste qué corbata del año de la Kika… cuidado que esto puede ser utilizado en un juicio en tu contra: Cotillear puede ser un delito.

Apropiarse de méritos ajenos, mentir sobre otros, criticar o despreciar son las formas más frecuentes de acoso laboral. Aislamiento, humillación, desprecio, asignación de tareas denigrantes y hasta intromisiones en la vida privada desde el ámbito laboral son penadas.

Ésto dice un estudio elaborado por la Universidad de Valencia para el Instituto de la Mujer

Cuidado con los moscones en el trabajo. Rel-uita

Tal y como leemos en el diario Qué!, “todas estas conductas, repetidas en el tiempo (una vez por semana durante al menos seis meses), se consideran ‘mobbing’, siempre que, además, exista afán de menoscabar personal o profesionalmente”.

Pero entonces… ¿quién no ha sufrido mobbing? El diario nos informa de que cuando se apropian de tu trabajo, dicen mentiras sobre ti, te asignan funciones sin sentido o te critican o desprecian, puedes llevar al individuo en cuestión delante del tribunal y le pueden caer de seis meses a dos años entre rejas, según el Código Penal.

¿Te sientes acosada en la oficina?

Pero esto no es fantasía. Para muestra, el ejemplo que nos muestra el diario: En Jaén y se condenó a seis meses a un jefe por destinar a una empleada a un ‘zulo’ y no darle trabajo.

Y es que el mobbing afecta muy seriamente a la salud de los empleados.
Si lo sufres… ¡denúncialo!

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *