Consigue un rostro perfecto en 4 pasos

Nosotras te desvela los secretos para lucir un aspecto radiante en un tiempo récord. Para ello lo básico es maquillar bien el rostro, pero recuerda, el truco está en que el maquillaje no se note.

1- Cubrir imperfecciones:
Aplica sobre la zona de las ojeras, rojeces y pequeñas imperfecciones, una pequeña cantidad de corrector, y con la ayuda de la yema de los dedos, difumínalo con suaves golpecitos hasta que esté totalmente fundido y tenga aspecto de segunda piel. Puedes aplicar el corrector antes o después del maquillaje, su efecto será el mismo pero recuerda que debes aplicar un tono más claro que el del resto del rostro para la zona de las ojeras, sino sólo conseguirás marcarlas más.

2- Unificar el rostro:
El fondo de maquillaje debe aplicarse sobre una piel totalmente limpia e hidratada. Es recomendable esperar unos minutos entre la aplicación de la crema hidratante y el fondo de maquillaje. Aplica una pequeña cantidad de fondo sobre la frente, la nariz, los pómulos y la barbilla. Después extiéndelo en movimientos de alisado del centro del rostro hacia el exterior. Difumínalo muy bien a la altura del cuello para que no se noten cortes de textura ni de color. Es importante agitar bien el fondo de maquillaje antes de su aplicación, además es aconsejable comenzar con menos cantidad de maquillaje del necesario, después siempre estamos a tiempo de corregir. El tono del fondo debe ser lo más parecido a tu tono natural de piel, sino crearemos el antiestético efecto máscara. El fondo de maquillaje debe ser como una segunda piel ya que las notas de color al rostro las aportarán el colorete y los labios.

3- Fijar el fondo de maquillaje:
El polvo suelto translúcido nos proporcionará un acabado mate pero muy natural, Impregna la borla con poca cantidad de polvos sueltos y retira el exceso con el dorso de la mano. Aplica los polvos empezando por la zona de las ojeras hacia el exterior del rostro.

4- Potenciar el pómulo:
La manera más fácil de aplicar el colorete es sonriendo y sobre el punto más voluminoso del pómulo aplica el colorete en dirección a la sien. El tono del colorete y el labial han de estar dentro de una misma gama de color. Si quieres obtener un acabado más fresco utiliza el tono de las mejillas cuando se sonrojan de manera natural.

Tanto la esponja, la yema de los dedos o la brocha son herramientas excelentes para la aplicación del maquillaje. Utilízalas indistintamente según tu pulso y comodidad. Seguro que obtienes unos resultados infalibles.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

2 Comentarios

  1. haii lo voi a probar… tmb depende del maquillaje q te pongaas

  2. me parcese chebre los tip,

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *