Consejos para dejar de fumar

Con la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco son muchas las personas que se han propuesto dejar de fumar. Sabemos que el vicio del tabaco no es fácil de abandonar y que mucha gente lo intenta una y otra vez y nunca lo consigue. Desde Nosotras queremos ofreceros unos cuantos consejos para que abandonar el tabaquismo sea un poco más sencillo.

En primer lugar lo más importante es tener muy clara la decisión de dejar de fumar e imponerla desde un determinado día. Sabemos que sufrirás la falta de nicotina, un mayor estado de nervios, ansiedad, sed, malestar general, etc. Pero no te dejes vencer por estos síntomas.

Comunica a tus amigos, familiares, compañeros de trabajo… que estás dejando de fumar, necesitarás toda la ayuda posible. Para facilitarte tu propósito puedes colocar carteles en tu casa que te recuerden que no debes fumar. También debes hacerlo en tu puesto de trabajo por ejemplo con algún post-it. Estas notas te servirán de aviso si estás a punto de coger un cigarrillo.

Algo primordial es que no compres ni un paquete de tabaco desde que tomas la decisión. Si tienes tabaco en casa es mejor que lo tires a la basura, eso evitará que caigas en la tentación. No lleves tabaco encima ni lo tengas cerca. Recuerda: quien evita la tentación, evita el peligro. Tampoco debes aceptar un cigarro, ni lo pidas a nadie. Es difícil pero puedes lograrlo.

Cada mañana, cuando te levantes, piensa en tu objetivo y proponte no fumar en todo el día. Piensa en todos los aspectos positivos que tiene el dejar de fumar y todo lo negativo que conlleva el tabaco a tu organismo.

Despídete de todos los ceniceros de tu hogar y haz lo mismo con las cerillas, los mecheros… todo lo que tenga alguna relación con el tabaco.

Ventila bien todas las habitaciones, lava las sábanas, las cortinas, la ropa, las tapicerías… y si es necesario dale una mano de pintura a toda la casa. De este modo sanearás todo el ambiente y no habrá ningún tipo de olor que te recuerde al tabaco.

Apúntate al gimnasio o sal a correr, es importante que hagas ejercicio físico. Puedes practicar técnicas de relajación y de respiración. Intenta estar tranquila en todo momento y planearlo todo. Los nervios te harían pensar en el tabaco. 

Respecto a los alimentos tienes que beber mucha agua y puedes tomar algún complejo vitamínico de apoyo. Consume alimentos sanos como verduras y frutas. Evita las comidas copiosas y el café porque seguramente después pensarás en fumarte un cigarro.

Piensa en todo lo que conseguirás dejando de fumar: vivirás más años y mejor, reducirás la posibilidad de sufrir un ataque al corazón, una embolia o padecer un cáncer, la gente de tu alrededor tendrá un entorno más saludable, si estás embarazada tu bebé tiene más posibilidades de nacer sano y además tendrás un dinero adicional para gastar en otras cosas y no en paquetes de tabaco.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *