¿Cómo suplir la falta de cubiertos?

Seguro que más de una vez te ha pasado que, habiéndote llevado la comida preparada de casa para ahorrar en tu viaje y darle un punto de espontaneidad y diversión, se te ha fastidiado el experimento al darte cuenta de que… ¡te has olvidado de coger los cubiertos!

No te preocupes, todo tiene solución en esta vida. Y en este caso, las soluciones pueden ser tan originales y divertidas que harán que no quieras acordarte de coger los cubiertos nunca más.

En primer lugar… ¿te has fijado en cómo comen los japoneses? ¡Claro, con palillos! Eso significa que cualquier cosa alargada puede ser tu nuevo tenedor si tienes un poco de maña con las manos. Puedes utilizar un par de bolígrafos, dos pajitas o cualquier otro elemento fino y alargado que tengas a tu alcance para construir unos palillos al estilo casero.

Pero sí, tienes razón. -¿Y qué pasa si no tengo nada con esa forma cerca?-, te preguntarás. Pues bien, sigamos con la propuesta de soluciones para un almuerzo sin cubiertos. La siguiente idea es entrar en un restaurante y pedir dos palillos de los dientes. De hecho, en algunos bares suelen tenerlos en los servilleteros, así que… ¡échale un poco de cara y no te cortes!

Y hablando de no cortarse… ¿Por qué no comer directamente con las manos? Toma un trozo de tu almuerzo entre los dedos y haz que tu pareja saboree tus dedos entre los labios, ¡verás como enseguida se olvida de los tenedores! Sin duda, hay ciertos alimentos que resultan mucho más divertidos de comer con las manos que con cuchillo y tenedor.

En cualquier caso, estarás de acuerdo en que si tu menú contiene salsas no resultará del todo agradable esta solución. Por ello, aquí va otra propuesta: construye un cartucho con un envase o cartón. Cuando uno viaja suele llevar bolsas de frutos secos, botellas de agua o tetrabriks de zumo encima. Con cualquiera de estos elementos puedes construir una pala triangular con la que comer sin mancharte las manos. ¡Hasta el tapón de la botella te puede servir si te las ingenias bien!

Por último, recuerda que cada vez hay más ciudades que cuentan con tiendas de comestibles abiertas las 24 horas del día. En cualquiera de ellas podrás comprar tenedores de plástico de usar y tirar, además de platos e incluso vasos. Es una opción un poco más conservadora, pero desde luego igualmente válida si te has olvidado los cubiertos en casa.

Una comida divertida y original o un almuerzo clásico que nunca recordarás pasado el tiempo. ¡Tú eliges si quieres coger los tenedores u “olvidarlos” en casa!

Autor: Helena Invernon

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *