Trucos para mantener el pecho firme

Pesas, pesas y más pesas. Son muchas las mujeres que se obsesionan con el gimnasio y siguen esta filosofía para conseguir mantener el pecho firme. Sin embargo, las mamas no tienen un sostén muscular que se pueda tonificar para conseguir que permanzcan siempre firmes, duras y elevadas por lo que pasar horas y más horas trabajando en el gimnasiono es la solución.

¿Qué podemos hacer? Las redactoras de Nosotras.com queremos compartir con vosotras algunos trucos para mantener el pecho firme en su sitio, seguro que os quedáis sorprendidas porque no necesitan ni la mitad de esfuerzo del que seguro que ponéis en el gimnasio. ¡Prestad atención!

  • Respirar con el diafragma: una buena manera de mantener el pecho siempre en su sitio es aprender a respirar con el diafragma. Para hacerlo necesitaréis adoptar una posición con la espalda completamente recta y, consecuentemente, sacaréis pecho. Finalmente, vuestro cuerpo se acostumbrará a adoptar siempre esta posición y el pecho no sólo se mantendrá erguido sino que ganará algunos centímetros de volumen.
  • Utilizar el sujetador adecuado, especialmente para hacer deporte: muchas mujeres llevamos, sin darnos cuenta, una talla equivocada de sujetador, ya sea por la copa o por el contorno. Llevar una talla errónea puede ser perjudicial para la firmeza de nuestro pecho ya que si es demasiada pequeña puede ejercer demasiada presión y perjudicarlo mientras que si es demasiado grande, el sujetador no cumple si función de mantener el pecho erguido por lo que caerá. En este sentido, es importante que preguntéis en las tiendas de ropa interior cuál es vuestra talla. Además, si sois mujeres deportistas, no sólo es esencial que llevéis un sujetador de vuestra talla sino también que consiga mantener el pecho en su sitio y soportar el impacto, especialmente si salís a correr, a jugar a tennis o cualquier deporte que requiera saltos e intensidad.
  • Masajear los pechos: para conseguir un pecho firme es de gran utilidad que lo masajeéis diariamente durante un par de minutos con cremas específicas para el pecho que contengan aceite de almendras.
  • Entrenar: por último, como es obvio, debéis trabajar la musculatura muscular pero si no aplicáis todos los trucos anteriores, veréis como este sólo no tiene ningún sentido.

Imágenes: Corbis

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *