Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Cómo disfrutar cocinando

A algunas personas les gusta
cocinar, a otras no y para ellas es una tarea rutinaria que se hace
por obligación.

Es posible disfrutar cocinando
cambiando la forma de vivir el momento
. Elaborar platos sencillos
añadiendo cada vez un poco más de dificultad, utilizar la
imaginación… haz la compra como si cada día fuese especial,
porque en realidad es así. La rutina está en nuestra cabeza, puede
ser que nos impongan la obligación de hacer alguna cosa pero es
responsabilidad nuestra el cómo vivimos ese momento.

En todos los actos que realizamos
se refleja nuestro estado de ánimo
, incluso en la cocina
influimos en el resultado final de una receta seguida con exactitud;
dejémonos llevar por la seguridad de que estamos haciendo algo
necesario para nuestro cuerpo
o para el de otras personas, no que
nos sentimos atrapadas en la cocina por un rato.

Aunque cocinar todos los días agota
la imaginación siempre es posible cambiar la forma de ver las
situaciones, de modo que puedes pensar que cada día es una
celebración; tú eres tu invitada y debes ofrecerte lo mejor.
Haz una lista de tu comida preferida, busca recetas al azar de platos
que desconoces, si algunos ingredientes no son buenos para tu
salud puedes encontrar sustitutivos
a una gran parte de ellos.

Encuentra ideas en las personas de
tu entorno, siempre se aprende algo nuevo preguntando y escuchando,
dale al acto de cocinar la importancia que se merece. ¿Cuántas
recetas pueden haber en el mundo? Imagina todo lo que te falta por
explorar.

Elige tus platos dependiendo del
tiempo del que dispones o de las ganas que tengas de cocinar, pero no
con la intención de comer cualquier cosa con tal de no tener que
preparar nada. Eso es una pérdida de tiempo, terminarás teniendo
hambre al cabo de un rato y no habrás disfrutado en ningún momento.

Haz que la comida que preparas sea
tu recompensa por el tiempo que has invertido en hacer la compra y
prepararla. Ya que no puedes evitar cocinar, disfruta de ello.

Más sobre: cocina | psico |
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *