Cirugía del rostro, ¿Es posible capturar la belleza?

Los motivos de un paciente a la hora de ponerse en las manos de un cirujano plástico son varios y de distinta índole, aunque siempre tienen un denominador común: la conquista de la belleza. Matizo, no sólo la conquista, sino su permanencia a lo largo de los años.

Si bien es cierto que no son pocas las personas que se someten a una operación de cirugía para borrar un defecto congénito o para disimular los efectos de una accidente, el objetivo no deja de ser el mismo: eliminar de su rostro imperfecciones o alteraciones que le alejan de los estándares estéticos de nuestra sociedad.

Y si una parte de nuestro cuerpo se ha visto sometido a los vaivenes de las modas y los gustos de cada época, esa ha sido la cara de la mujer. En ella los escritores han depositado toda la carga simbólica de su mundo poético, hacia ella se han dirigido los pinceles de los grandes maestros de la pintura y en nuestro tiempo, el de la imagen digital, ¿qué no se ha dicho ya de lo guapa, lo atractiva o lo sexy que puede resultar esta o aquella actriz de Hollywood o esa presentadora de televisión?

En la era del selfie, el rostro lo es todo. De ahí que los productos cosméticos antiedad, las cremas, las lociones, la medicina estética y tantos otros aliados modernos hayan continuado incrementando su presencia y su volumen en nuestras vidas.

Miranda-Kerr

Desde mi consulta he asistido también a una rápida mejora de las técnicas quirúrgicas, desde la llamada fiesta del bótox hasta los microinjertos faciales, una verdadera revolución. ¿En qué hemos ganado? En naturalidad, sobre todo en naturalidad.

La cirugía del rostro continúa siendo una de las más demandadas, sobre todo en septiembre tras la exposición prolongada al sol, ya que marca las arrugas de la edad y las de expresión. Pero el rejuvenecimiento facial actual es muy diferente a aquellos estiramientos de los primeros lifting.

Con ellos se abordaba, sobre todo, el descolgamiento facial, y el procedimiento consistía en estirar los tejidos. Hoy también se estira, pero se tratan también el envejecimiento de la piel y la pérdida y desplazamiento inferior del volumen facial.

El verdadero motor del cambio, como he comentado anteriormente, lo han introducido los injertos grasos ricos en células madre, que, por lo tanto, regeneran nuestra piel, dotándola de frescura .La hidratación se añade mediante la inyección del plasma rico en plaquetas.

Y podría continuar, porqué nuestra área no dejará nunca de innovar. Asimismo y a pesar de todo, los años pasarán para vuestro rostro y para vosotras. Más lentos, sí, pero pasarán. Y seguro que seguiréis tan bellas como antes. ¿Por qué? Porque la belleza es un concepto abstracto, subjetivo, que ningún cirujano puede apresar, ni ninguna técnica crear.

No diré como en el cuento clásico que se encuentra en el interior, pero sí que me atrevo a deciros que se encuentra en los ojos de quien os mira.

Moisés Martín AnayaMoisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *