Buena nutrición durante el embarazo

Muchos factores influyen en el proceso del embarazo, pero el estado nutricional de la mujer es determinante en el peso que tendrá el niño al nacer. Según el Instituto Médico de Nutrición, Cirugía y  Estética (INSTIMED) lo ideal sería que la mujer incrementase su peso entre 9 y 11 kilos durante el embarazo.

Para conseguir una correcta nutrición, tanto para la madre como para el feto, INSTIMED hace una serie de recomendaciones alimentarías. La mujer debería tomar un plato fuerte al día, es decir, arroz,  patatas, pasta o legumbres, además de un plato de verdura al día, ya sea fresca o cocinada, y dos raciones eligiendo entre carne, pollo, pescado o huevos. Por otro lado, son necesarias entre 3 y 4 raciones diarias de frutas y yogures, y las mismas dosis de leche y queso. Además de todo esto, las embarazadas deben aumentar la ingesta de pan y cereales enteros y disminuir las cantidades de grasas y azúcar.
 
Existen alimentos que son desaconsejables durante el embarazo. El alcohol es peligroso porque es responsable de la falta de crecimiento pre y postnatal, además de provocar alteraciones en el desarrollo del feto. La cafeína también es poco recomendable y debe moderarse el consumo de té y bebidas gaseosas porque puede afectar a la frecuencia cardiaca y a la respiración del bebé. Por último, el sodio ocasiona retención hídrica por lo que se recomienda un consumo de sólo 2 gramos al día.

Todas las embarazadas precisan, además, suplementos nutricionales de ácido fólico durante los 3 o 4 primeros meses de gestación, y de hierro a partir del quinto mes y hasta el final del embarazo, incluso durante 2 o 3 meses después de tener el bebé.

Autor: Veronica Lamas

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *