Britney Spears está fuera de sí. Se limpia las manos después de comer pollo con un traje Gucci

Si alguna duda teníamos ya está confirmado: Britney está como una cabra. ¿A quién se le ocurriría si no limpiarse las  manos con un traje Gucci durante una entrevista? Dicen que la camisa de fuerza ya está preparada.

Britney está perdiendo el norte y todos los puntos cardinales. Después de su mala racha -todos recordamos cómo se rapó al cero la cabeza hace unos meses, cómo se intentó suicidar y cómo gritaba ‘Soy el Anticristo’ a las enfermeras-, la ha vuelto a liar.

Y es que aunque Britney se había propuesto relanzar su carrera, la chica ya no sabe portarse como una señorita y ha formado una buena. ¿Estará celosa de los shows que están montando Paris y Lindsay, sus antiguas amigas, y ella quiere dar un campanazo más fuerte?

Britney no está en su mejor momento. Dentro Música

Como leemos en El País, la chica no tuvo otra cosa que hacer que comportarse como una marrana en una entrevista. La revista OK se hace eco de ello: Britney pidió pollo para comer y después de darse el atracón, se limpió las manos, delante de todos los presentes, con un vestido Gucci. Las más pijas, al leer esto, se estarán retorciendo en la silla.

Pero es que la cosa no acaba aquí…

Según la revista, el perro de la Spears se meó en el estudio fotográfico y la chica, más larga que corta, limpió todo el asunto con un traje de Chanel. La diseñadora está gritando desde la tumba.

¿Pero qué le pasa por la cabeza a esta chica? ¿Las drogas le han robado la última neurona que le quedaba?

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *