Bella de la cabeza a los pies

Ha aprecido en el mercado la máquina milagrosa, o eso dicen. Su misión es desde acabar con la celulitis hasta reducir las bolsas de los ojos.

Lipocell Evo es un sistema patentado por la firma Pablo Rubinstein, experta en tratamientos de estética sin cirugía.

Se trata de un aparato que tiene más de 20 programas de tratamientos diferentes según el problema que se desee solucionar. Los tratamientos pueden ser corporales (celulitis, adiposidad localizada, tonificación, reducción y modelación), faciales (acné, bolsas y ojeras, doble mentón, drenaje facial, oxigenante) y terapéuticos (rehabilitación de quemados, cicatrices, lesiones meniscales, hematomas y esguinces).

Las terapias con las que actúa son tres: vacuodermo-movilización facial o corporal, linfodren y ultrasonidos.

La movilización facial o corporal consiste en una succión y movilización del tejido de la zona a tratar que consigue que se reactive la circulación hasta un 300% y además permite la disminución del tejido graso.

El lifodren es un drenaje linfático fisioelectrónico que abre los ganglios, tonifica el cutis, trata las arrugas y las estrías. Utiliza microcorrientes que no molestan para nada el paciente.

Los ultrasonidos se utilizan para las adiposidades localizadas o tejido con aspecto de piel de naranja. Su finalidad es destruir nódulos, romper adherencias, tratamiento de estrías y como complemento a terapias reafirmantes.

Con la combinación de los distintos tratamientos para problemas localizados se consiguen unos resultados que pueden durar hasta un año, pero requieren un mantenimiento y un seguimiento médico.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *