Asimetría y color: el secreto de las joyas de Belén Bajo

Las piedras naturales resaltan la belleza de la mujer. Con colores variados y de distintas texturas sirven para adornar nuestros cuerpos. Belén Bajo en su colección experimenta con las mezclas de materiales, oro y piedras semipreciosas básicamente.

Collares, pendientes y sortijas, que como innovación, vienen decoradas con pirita, madera, fósiles y semillas. Además, empleando otros materiales que siempre usa, ha combinado el ámbar, el jaspe y el nácar. Otra novedad son los cubos de cuarzo rutilado, doughnuts de cuarzo limón o cuentas de ónix y calcedonia, así como ágatas dendríticas talladas de diferentes formas. También ha creado tripletes cuyo atractivo reside en el efecto de los tres fragmentos piedras distintas (cuarzo rutilado, topacio azul y ónix o ágata carneola, aventurita verde y ónix) que se fusionan para ser una sola.

Las piezas poseen un movimiento ficticio creado por la asimetría del diseño unido a las formas geométricas y las placas de oro que las componen. Las piedras son semipreciosas y no preciosas porque Belén Bajo las selecciona por sus características peculiares y no por su calidad.

 Es una colección dirigida a la mujer de hoy,  una mujer que siente las joyas como algo esencial para resaltar la personalidad. Son joyas muy naturales y femeninas que puedes usar tanto de diario como para ocasiones especiales.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *