Ana I. Pérez, abogada: “En mi profesión si eres joven y guapa, triunfas ¡Pero cuidado con las envidiosas!”

“La estética y la imagen en mi profesión son un 90% para conseguir trabajo, es decir, si tienes unos conocimientos brillantes jurídicamente pero no te has arreglado como mujer lo suficiente, entonces seguramente no podrás aspirar a ese puesto de trabajo que quieres”.

Así de sincera y directa se muestra Ana Isabel Pérez Sánchez, abogada colegiada número 30.755 de tan sólo 27 años y que ejerce desde 2005 a nuestras preguntas.

En este caso, Nosotras le preguntábamos:

¿Cómo influye la imagen a la hora de conseguir y ascender en tu trabajo? ¿La mujer se ha de preocupar más por su aspecto?

La imagen es un 90% para conseguir trabajo de abogada. Claro que hay que arreglarse y mantener una buena estética pero el cliente te contrata como profesional experto en la materia y no por tu aspecto (…) Es importante, pero dentro del mundo de la abogacía, existen muchas compañeras (…) que parece que para celebrar un juicio se van a una boda, cuando te pones la toga y no se te va a ver el súper vestido que llevas puesto, solamente se verán los zapatos. Yo soy la primera a la que le encanta arreglarse, sobretodo si el funcionario es hombre, porque ese día te pedirá el número de teléfono o una cita… ¡Jejejee!

A lo largo de mi trayectoria profesional, sobretodo en los despachos de abogados en los que he estado trabajando, me he encontrado que hasta la propia secretaria analizaba mi vestimenta hasta el punto de manifestarme que he de cambiarla.

Ana Isabel Pérez, abogada

En este sentido, ahora entiendo por qué me decía éso, porque entre las mujeres entramos en un conflicto de rivalidades, donde señores, todo vale: Es una selva.

Ana Isabel, con la que puedes contactar en el mail anaperez@icab.es, nos cuenta su trayectoria con entusiasmo…

Nos explica cómo realizó las prácticas en la Escuela de Práctica Jurídica en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona en el año 2.004 (y se lo recomienda a todo Licenciado en Derecho que realice estas prácticas) y cómo entró en un despacho pequeño, denominado Iturregui y Asociados Abogados,

“Se puede decir que fue mi primer puesto de trabajo dentro del mundo de la abogacía (anteriormente había estado en otro despacho mediano que tan sólo duré 3 meses por ser totalmente una mensajera con patas, que solamente iba hacer gestiones y sin cobrar ni un duro, me reservo decir el nombre del despacho)”.

No es fácil ser mujer joven y abogada. Yahoo

Pues cuéntanos algo más sobre tus inicios y si te ha sido fácil llegar a ejercer de abogada joven…

Mi trayectoria profesional ha sido complicada y un tanto difícil a consecuencia de la sociedad. Ello es así por el hecho de vivir en una sociedad capitalista dónde sólo pueden acceder a la educación universitaria personas con un cierto status. Hablamos de una sociedad muy cara, sobretodo si hablamos de capitales como Madrid o Barcelona, que es donde resido.

Afortunadamente, provengo de familia trabajadora que se ha dedicado toda su vida a trabajar para poder dar a los suyos lo que necesitan (toda mi trayectoria profesional se la debo a mi madre que es una luchadora nata y ha sacrificado su vida para que yo sea abogada ya que era a lo que aspiraba ella cuando tan sólo tenía 12 años).

En consecuencia, en cuanto a mi trayectoria profesional desde pequeña tuve las ideas claras: ser abogada. Me dediqué a estudiar mucho, (aunque siempre tuve la suerte de poder salir con mis amigos y poder estudiar a la vez) y estudiando cada día llegué a la Universidad creyendo, inocente de mí, que era lo más difícil. Estaba equivocada. Lo difícil y duro estaba por llegar: el mundo laboral.

La abogacía es discriminatoria. Aoabogados

Al acabar la carrera, empecé a mirar ofertas de trabajo y sólo me daban trabajo como pasante es decir, chica en prácticas, que lo único que va a realizar en el despacho es atender al teléfono, servir cafés, y hacer fotocopias porque tal como te decía tu superior, así ves lo que es una sentencia, un auto o una providencia y todo ello lo realizarás gratis o si no por 300 0 400 euros y… ¡gracias, señores empresarios!

Ví que el mundo de la abogacía no era lo que yo creía, pero aún así no me iba a rendir ni a desanimar porque mi profesión es vocacional, así que cogí el toro por los cuernos con más fuerza.

Has sufrido mobbing? Abogados-Vigo

¿Has sufrido mobbing alguna vez?

En el segundo despacho de abogados en el que trabajé, del que me reservo el nombre, ejercía funciones más de abogada que de pasante, pero estaba en un término medio. Así que, como estaba dada de alta en el Turno de Oficio y el titular del despacho me lo permitía, compaginaba el despacho con el Turno de Oficio y con cursos que realizaba en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona para ir complementando mi expediente académico.

En definitiva, en este despacho sufrí el llamado mobbing, es decir, machaque psicológico por cuanto ejercía tanto funciones de secretaria, como de pasante y algunas de abogada, pero no solamente eso, el ejercer tres funciones pagándome solamente una, sino que estaba limitada a la hora de utilizar las infraestructuras del despacho y lo que es peor, el titular del despacho de mis asuntos privados se reembolsaba el 50% de lo que le minutaba al cliente.

Eso sí, menos mal que de lo que ingresaba del Turno de Oficio no tenía que reembolsarle ni un duro. En definitiva, me sentía totalmente infravalorada porque, independientemente a lo anterior, el titular del despacho se permitía el tenerme en el despacho un viernes por la tarde sin tener trabajo, solamente para que él no estuviera sólo, para abrir la puerta por si venía algún cliente o, lo que es más importante, por si llamaban por teléfono.

¿Te gustaría ser abogada?

Muchos compañeros abogados se podrán sentir identificados por lo que estoy expresando en estas líneas que me habéis brindado Vosotras, pero compañeras, lo peor de todo era que el titular del despacho me corregía un escrito hasta diez veces simplemente para subir su ego y no porque lo hiciese mal porque lo comprobé por otros medios, que no lo hacía tan mal.

Así que me sentía fatal en este trabajo, me sentía infravalorada, teniendo una relación mercantil en el despacho, pero el caso es que duré casi un año y medio y vosotras os preguntaréis ¿Por qué? Pues, porque pago una hipoteca de más de 1.000 euros con mi marido, el cual me ha apoyado en todas mis decisiones durante mi trayectoria profesional.

¿Podrías aguantar una situación de discriminación? Yahoo

¿Y hasta cuándo aguantaste esta situación de discriminación? ¿Pudiste aguantar mucho más?

No. Me marché de mi anterior puesto de trabajo sin tener ninguna oferta a mi alcance, pero no me importaba, porque lo que tenía claro es que mi profesión es liberal y como ambiciosa y rebelde que soy, quiero tener mi propio despacho profesional, sin rendir cuentas a nadie.

¿Pero cómo saliste de esa crisis?

Afortunadamente, me puse a buscar trabajo en la Bolsa de trabajo que aparece en el Colegio de Abogados y tuve mucha suerte porque las ofertas caían del cielo, algunas mejor y otras peor, pero la verdad es que, finalmente, encontré trabajo en un despacho en el que solamente llevo un mes, por tanto, me reservo su nombre, y estoy fenomenal, tengo unos compañeros brillantes, nos ayudamos en todas las decisiones que tomamos en cuanto al despacho, y en definitiva, sabemos lo que cuesta estar donde estamos que es el ser abogado/a.

La vida del abogado no es fácil. Terra

Entonces podemos imaginarnos cómo te has sentido siendo una mujer joven y abogada ¿Te has sentido discriminada por ser abogada joven y/o mujer en concreto? ¿En qué situaciones?

Durante mi trayectoria profesional me he encontrado en algunas situaciones en las que me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer, joven y abogada.

Entre los hombres, si eres abogada joven y guapa serás afortunada porque ellos te ven como una posible relación sexual o sentimental, simplemente por interés. Entre las mujeres, el hecho de ser joven, abogada y guapa entras en un conflicto de rivalidad: todo vale, estamos en la selva. Si eres fea, no tendrás ningún problema entre las mujeres pero los hombres te discriminarán.

¿Te atreves a ser abogada?

¿Podrías poner un ejemplo concreto?

Sí. En este sentido, me explicaré mejor, el abogado/a nunca está en su casa, si vamos al Juzgado estamos en casa del Juez, si vamos a Fiscalía, estamos en casa de Fiscal, si nos dirigimos a una Notaría, estamos en casa del Notario y lo que es mejor si vamos a cualquier Administración, sea estatal, autonómica o municipal, nos encontramos con el gremio del funcionariado a los cuales parece que les cueste moverse para simplemente buscarte un expediente que está a su alcance.

El caso es que si eres joven, abogada y encima guapa y la funcionaria que te atiende es una mujer, mejor que llames a tu compañero y que se dirija él a la Administración. Eso sí: si es un hombre el que te atiende, entonces es tu día de suerte porque te dará el expediente a cambio de tu número de teléfono o de una gran cita.

A todo ello, hay que añadir que no sólo en mi profesión se dan estas situaciones de desigualdad, hoy en día en cualquier profesión se puede palpar la discriminación.

¿Crees que se conseguirá en un futuro próximo la paridad en sueldo y categoría en la abogacía (y en todos los trabajos en general) mujer/hombre? ¿Están peor consideradas las mujeres?

Desde mi punto de vista profesional dentro del ámbito de la abogacía, creo que algún día se conseguirá la paridad de sueldo, pero la verdad es que la mujer, dentro del mundo de la justicia e incluso la política, o en general en otras profesiones, no ha conseguido aún su puesto y ser reconocida como tal en esta sociedad. Si acudimos a la historia, la mujer no ha jugado ningún papel, solamente como ama de casa y ¡gracias!.

Profesionalmente, sigue sin ser lo suficientemente valorada. El hombre usurpa sus puestos. Él quiere el puesto superior al que la mujer quiere acceder.

En mi profesión, concretamente, el hombre gana más que la mujer, pero al ser una profesión libera,l depende de si la persona, ya sea hombre o mujer, es más espabilada para tener su propia cartera de clientes, etc. pero como el hombre está mejor considerado en la sociedad, entonces la mujer lo tiene más complicado.

Ana Isabel nos cuenta su experiencia. Ogarrio

Espero que algún día los sueldos sean iguales entre los hombres y las mujeres y que nuestros políticos realicen a parte de una ley de igualdad entre hombres y mujeres, una ley de igualdad de sueldos entre los hombres y mujeres en todas las profesiones.

¿Qué ventajase inconvenientes tienes por ser mujer en tu profesión? ¿Te encuentras satisfecha con tu puesto y tus posibilidades futuras?

La mayor ventaja en mi profesión como abogada es la atención que le brindas al cliente, que ese cliente esté satisfecho por la labor profesional que ha realizado su abogado/a y los resultados positivos que pueda tener el mismo. Es decir, un cliente, acude a tus servicios profesionales porque necesita resolver un problema jurídico que tiene. Entonces, intentas asesorarle lo mejor posible desde tus conocimientos jurídicos en la materia y posteriormente solucionarle el problema que tiene.

La cuestión es que, a veces, los resultados favorables sobre la cuestión no dependen de ti, sino del aparato judicial existente en España. Desde mi punto personal, yo me siento satisfecha viendo como el cliente que ha acudido a tus servicios profesionales está contento y sigue acudiendo a ti por la relación de confianza que existe entre el abogado/a y el cliente.

El inconveniente en mi profesión al ser abogada es, como he manifestado anteriormente, que a veces te encuentras en situaciones de desigualdad e incluso de discriminación, dependiendo de si eres joven, mayor, guapa, fea o si tu vestimenta es mejor o peor a los ojos de los otros.

¿Por quién se inclina la balanza? Uni-edu

Actualmente con mi profesión me encuentro satisfecha pero aspiro a sentirme completamente plena cuando tenga mi propio despacho con una cartera propia de clientes.

Supongo que sobre esto último, me queda todavía otra trayectoria, teniendo en cuenta que actualmente estamos ante una sociedad capitalista en la cual el nivel de vida es alto, y no hace más que subir la vivienda, el consumismo, pero los salarios siguen manteniéndose y si eres mujer lo tienes un poco más difícil, pero bueno, no me desanimo: soy ambiciosa y sé que lo conseguiré sea como fuere algún día.

Estamos seguros de ello y Nosotras te deseamos de todocorazón toda la suerte del mundo.

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Tiene razón en muchas cosas… pero aunque la mona se vista de seda…

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *