Alberto Cerdán: “Apuesto por la innovación, pero no me gusta lo fashion, sino lo coherente y lo bello”

Alberto Cerdán nació en Navarra pero a los seis meses sus padres se mudaron a Barcelona, ciudad que se ha convertido en su hogar. Desde muy pequeño jugaba con los rulos de la peluquería de su madre, la cual le transmitió la pasión por la peluquería y su buen hacer. Hablamos con él para que nos desvele el secreto de su éxito.

¿Qué look propones para este verano?
Cabellos ondulados, la moda a través de los cabellos ondulados. Ya no se pueden hacer más lisos, más tiesos, más puntas. Se tiene que ondular el cabello, se tiene que trabajar, tiene que ser más artístico. El cabello ondulado favorece, por sistema no hace mayor, si no que da mucho más glamour. Lo que pasa es que para nosotros este verano los lisos se confunden con los rizos. Para hacer esa mezcla de marcando una tremenda diferencia este verano, cabellos ondulados y lisos al mismo tiempo, dando una imagen completamente distinta.
¿Apuestas siempre por la innovación?
Sí, controlada. Apuesto por la innovación pero no me gusta lo fashion, me gusta lo que realmente es coherente, lo bello. Me gusta que la clienta se sienta bien. No importa el hecho de que sea innovador si la clienta no se siente realmente bien.
¿Cuál es la filosofía de tu empresa?
Es la calidad y sobretodo, a parte de la forma de hacer las cosas, el carácter, el modo, la educación, la predisposición y la iniciativa del personal. Sobretodo el trato, y la calidad. Son las dos vías fundamentales.

¿Está el oficio de peluquero tan valorado como se merece?
Yo creo que cada vez más se da uno cuenta que desde el político hasta cualquier persona relacionada con cualquier tipo de trabajo o actividad necesita que su cabello y que su imagen esté al ciento por ciento. A nivel personal y a nivel profesional.
¿Se puede decir que el estilo Cerdán nació en Cebado?
Nació de dos pilares fundamentales. De mi madre, Mercedes, que yo creo que me dio la predisposición y el carácter de poder tratar a la cliente. Y evidentemente de Alberto Cebado que él me dio su personalidad, su saber hacer, y sobre todo su gran profesionalidad.
¿Qué aporta Enrique Cerrato a este proyecto?
Ha sido y es una parte fundamental de este proyecto debido a su larga trayectoria en Cebado, donde consiguió hacer desde cuatro salones a cien salones, que lo consiguió él con todo un equipo, y habíamos contactado tanto durante tanto tiempo que nos unimos en esta segunda fase. Porque como muchas veces pasa en las franquicias, dejan de ser personalizadas para volverse una maquina. Entonces lo hemos cogido con muchísima ilusión. Es el director del proyecto a nivel de franquicias.

¿Cómo valoras el primer año de esta nueva peluquería en Barcelona?
Este primer año ha sido un año tremendamente positivo a nivel de personal. Porque para nosotros era una vía fundamental no abrir el salón, no hacer publicidad hasta que no tuviéramos todo el organigrama completo, no sólo de personal, si no de calidad. Es que realmente empezamos con el 50% del personal que estábamos juntos y que teníamos la misma filosofía pero el otro 50% teníamos que añadir ese saber hacer, esa manera de hacer las cosas. Y a partir de ahí, pasado un año tenemos el personal perfecto e idóneo como para desarrollar, casi al ciento por ciento, todas nuestras actividades.
¿El nuevo Centro de Formación Alberto Cerdán que vais a abrir es para acabar de redondear ese personal?
La nueva escuela tiene dos fases importantes. Una es crear profesionales ya en el campo que puedan perfeccionarse en el método de Alberto Cerdán, y por otra parte, la más fundamental para nosotros, seguir dando calidad a nuestras franquicias y una sensación de unificación y de filosofía de trabajo para todo el equipo de Alberto Cerdán.

¿Te gusta controlar personalmente cada una de las franquicias?
Sí. Me encanta controlar las franquicias y me encanta controlar las clientas de cada una de las franquicias, para asegurarnos lo más importante en nuestra profesión que es que ese target, ese agujero de mercado, sea igual en todos los salones.
¿De dónde sacas el tiempo?
Precisamente por eso, porque me falta mucho tiempo, ahora estará Carlos Cerdán, que es mi hermano, dirigiendo al Escuela, y a partir de ahí yo creo que los brazos serán más extensibles para llegar a los distintos salones.
¿Qué sueño profesional te queda por cumplir?
Pues el sueño yo creo que lo estamos consiguiendo. Estamos consiguiendo que al hacer cualquier tipo de reunión, donde asista todo el equipo, que valoren, que aprecien, que haya un respeto mutuo. Que no haya absolutamente ninguna fisura. Eso para mi es muy importante, no cuenta la cantidad, cuenta el ambiente y la calidad.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *