Aires de primavera, aires de seducción

‘La primavera la sangre altera’. Si eres de las que creen plenamente en este refrán seguro que aprovecharás la nueva estación para sacar a relucir tus armas de seducción. Aquí encontrarás algunos consejos para encontrar a tu compañero ideal.

Uno de los factores más importantes a la hora de seducir es tu aspecto. La primera impresión es la que realmente cuenta y por eso debes estar pendiente de todos los detalles. Una ropa bonita, un peinado favorecedor, tu perfume favorito, son pequeños detalles que te harán sentir más segura de ti misma y que no pasarán desapercibidos ante los ojos masculinos.

Cuando te dispones a seducir nunca debes olvidar una máxima que debe prevalecer por encima de todo: se tú misma. No pretendas ser una persona que no eres, debes ser sincera contigo misma para sentirte cómoda y, en consecuencia, ser natural. Si empiezas mintiendo y no mostrándote como eres los cimientos de una posible futura relación se basarán en un engaño, que seguramente acabará en fracaso.

No te obsesiones con la idea de que tienes que ligar a toda costa. Esas cosas surgen espontáneamente, al ver a una persona que te atrae y a la que te gustaría conocer más. Pero debes estar atenta porque la ocasión ideal para seducir puede aparecer en cualquier lugar, de tiendas, en al calle, en al biblioteca, la universidad, el cine….En el momento más inesperado el príncipe azul que esperabas se puede cruzar en tu camino.

Lo más complicado es dar el primer paso debes recordar que quien nada arriesga nada consigue. Así que lánzate sin pensártelo dos veces, pero no de cualquier forma. Se trata de derrochar simpatía, de ser original. Trata de parecer natural, de que la conversación se inicie como si no fuera algo premeditado. Al principio es mejor tocar temas intrascendentes para ir conociendo poco a poco como es la persona sin agobiarle. Aunque debes tener en cuenta que la forma de iniciar la seducción también depende de los objetivos que te hayas marcado, de si buscas una relación duradera marcada por el amor o un ligue esporádico sin planes de futuro.

Deja a un lado los complejos
Si te fijas en las reinas de la seducción podrás observar que son mujeres muy seguras de sí mismas y que sacan partido a sus virtudes, dejando de lado los complejos. Ten las ideas muy claras, todo el mundo tiene defectos, incluido él aunque no se los veas a primera vista. Por eso, se trata de realzar tus cosas positivas y hacer que aquellas cosas que te tienen un poco acomplejada pasen desapercibidas. Un toque de maquillaje en el lugar apropiado,  una prenda favorecedora y, sobretodo, deja los nervios en casa porque te pueden jugar malas pasadas. Para ello lo mejor es hacer una sesión de relajación antes de acudir a cualquier cita. Tómate tu tiempo escucha tu música favorita y expulsa las tensiones para conseguir que tu rostro refleje serenidad.

Haz que la otra persona se sienta especial
Una vez que ya hayas conseguido que el hombre en el que te has fijado se dé cuenta de tu interés en él debes. Muestra tu simpatía y deja que tu sonrisa fluya libremente. Se trata de que ambos os sintáis cómodos, de que la conversación no decaiga en ningún momento. Debes tener temas recurrentes con los que evitar los silencios incómodos que te harían pasar malos momentos. Pero cuidado, tampoco se tarta de que estés todo el rato hablando, también debes escuchar atentamente lo que él te quiere decir.

El primer acercamiento y las conversaciones iniciales es lo más complicado. Si ya has superado esta fase sólo te queda dejarte llevar y no te olvides de que la seducción es un juego que nunca acaba y se debe mantener siempre vivo.

Autor: Redaccion

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *