Adiós Hugh Hefner: Muere el fundador de Playboy

Hugh Hefner, el carismático y mujeriego fundador de la revista Playboy, ha muerto por causas naturales a los 91 años de edad en su casa, la Mansión Playboy de Los Ángeles (Estados Unidos).

Fue más conocido por sus fiestas de “conejitas” en la mansión, y su estrafalaria vida rodeado de mujeres más jóvenes que él. Se casó tres veces, la primera con Mildred Williams, con quien tuvo dos hijos. La segunda con Kimnberley Conrad, 36 años más joven que él y con quien tuvo 2 hijos más, y la última  Crystal Harris, con quien se casó en 2012 y se llevaba 60 años.

Hugh Hefner fundó la revista Playboy en 1953. En una época en que los americanos todavía se recuperaban de la Segunda Guerra Mundial y la Gran Depresión, puso en marcha este proyecto que provocaría una revolución sexual para la época. Marilyn Monroe fue la protagonista del primer número de la revista, en donde aparecía desnuda en varias fotografías incluyendo la portada. La primera editorial tenía clara su filosofía: Humor, sofisticación y cosas picantes.

Con el tiempo esta filosofía se fue manteniendo pero también modificando. Rápidamente esta revista se convirtió en el fetiche ‘prohibido’ de los hombres. Y dado que los contenidos eran bastante explícitos sufrió una especie de censura por parte de los distribuidores, que preferían dejarla en los estantes más elevados. Aún así, el éxito estaba cosechándose, y que en solo un año logró una tirada de 200.000 revistas y un año más tarde, había superado el millón (aunque en otros países fue prohibida como en China, India, Arabia Saudita e Irlanda),

15 años después desde su lanzamiento, la revista Playboy contaba con un séquito de lectores que ascendía a 7 millones, una cifra nada desdeñable y que inspiraría otras revistas como Penthouse o Hustler.

A pesar de su éxito durante años, fue con la aparición de Internet y la pornografía online,  que la revista Playboy se vio afectada en número de ventas. Fue tal el descenso, que incluso se planteó un ‘lavado de cara’ prohibiendo los desnudos, con ánimos de volver un poco a sus orígenes y acceder a un público más joven: pero no funcionó, las ventas bajaron estrepitosamente y volvieron a admitir los desnudos de nuevo. Lejos quedaba ya el concepto por la defensa de los derechos de libertad personal y sexual en un momento de conservadurismo americano.

Imágenes: Playboy

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *