9 de cada 10 mujeres cambiarían algo de su físico

Los rígidos cánones de belleza están calando cada vez más en nuestra sociedad, hasta el punto de que casi nueve de cada diez mujeres no están plenamente satisfechas con su físico -sobre todo con su peso- y querrían cambiar algo del mismo.

El estudio "Superando los estereotipos de belleza para las generaciones actuales y futuras" realizado por la marca de comésticos Dove realizado a 3.300 mujeres de 15 a 64 años, ha revelado que el 88% de las mujeres adultas y el 92% de las adolescentes quieren cambiar al menos un aspecto de su físico.

Esta insatisfacción lleva incluso a que el 64% de las mujeres y el 72% de las adolescentes evite realizar determinadas actividades que requieran mostrar el cuerpo como ir a la playa o la piscina, comprar ropa o hacer ejercicio. El descontento con su cuerpo también afecta a actividades cotidianas como expresar sus propias opiniones (20% de las adolescentes), asistir a clase (16% de las adolescentes) o incluso visitar al médico (13% de todas las mujeres de entre 15 y 64 años).

Además, el 14% de las mujeres y el 19% de las adolescentes muestran niveles bajos de autoestima, el 9% de las mujeres y el 13% de las adolescentes desconocen que padecen un desorden alimenticio, y una de cada cuatro mujeres y adolescentes reconocen que se someterían a una intervención de cirugía plástica.

El estudio internacional revela que la influencia materna está relacionada con los grados más altos de autoestima y satisfacción con el aspecto físico, el papel de las amigas está vinculado a la baja autoestima y falta de satisfacción. La doctora Nancy Etcoff, miembro del Departamento de Sociología de la Escuela de Economía de Londres y colaboradora del estudio internacional Dove, recalca el poder de la relación madre-hija para el correcto desarrollo de la autoestima en las adolescentes.

Nueve de cada diez mujeres piensan que es importante conversar asiduamente con las jóvenes para que tengan un concepto realista y saludable sobre su propia imagen, y más de la mitad de las consultadas esperan que la próxima generación aprenda a comer saludablemente más que a hacer dieta.

Pero no todas las responsabilidades hay que buscarlas en la presión social, el estudio revela que las mujeres también opinan que ellas mismas deberían hacer algo más para desarrollar la autoestima de su propia generación. Casi ocho de cada diez encuestadas piensan que es importante que las propias mujeres sean más comprensivas o menos críticas con el aspecto de las otras.

Autor: Mireia Egea

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *